11.4 C
Santander
viernes, diciembre 9, 2022

BALBIN, LA PIPA DE LA PAZ

Alguna vez en el transcurso de los años he pensado y me he preguntado por qué no hay actualmente debates tan interesantes y sosegados como aquellos de Balbín….Mi conclusión siempre ha sido la misma, hoy sería casi imposible

Ninguno de nosotros es el mismo de aquellos años tampoco la verdad….Nuestras inclinaciones políticas están más enconadas… Nuestros conocimientos actuales son infinitamente mayores, incluyendo las innumerables mentiras de las redes,  pero curiosamente para una mayoría no lo parece, estamos más tontos de lo normal….

Balbín le dió a la televisión de los ochenta el tono acogedor y cálido de una tertulia, de una tertulia de las de los cafés de antes, se entiende, porque las tertulias televisivas de hoy día son algo entre un zoco de mercaderes ideológicos y un gallinero: un zoológico a la luz de los focos donde el verdadero experto -la criminóloga forense, el vulcanólogo, el militar de carrera- tiene que competir con el charlatán que acaba de leerse un artículo en Nature o los geoestrategas de salón que confunden la URSS con la ensaladilla rusa, esos todólogos que hoy te dan una conferencia sobre huracanes, mañana otra sobre asesinos en serie y pasado sobre el jamón de Guijuelo……Hasta cuando llevaba a un cura a discutir contra un filósofo o un científico, Balbín lograba que la pequeña pantalla de repente se transmutara en una cátedra…

Además, en aquellos años nuestro respeto por lo que decían aquellos “ entendidos contertulios” era casi sagrado…. Nuestro afán por “saber”  y “absorber” lo que nos descubrían era máximo…. Hoy no hay nada parecido en la sociedad española…¿Aprender, saber, qué verbos son esos????

Hoy NO sería posible repetir aquellos debates. Los diálogos del programa de Balbín eran parecidos  a los de ahora, verdad????… todos un puro grito y bilis al peso y llenos de mala educación e irreverencia, osadía paleta avalados por títulos y masters de dudosa credibilidad…hoy cuando llevan a una eminencia en televisión, parece que estuviera hablando un trapecista, un payaso o un youtuber: todo tiene que transformarse en un puto circo de tres pistas con el fin de captar audiencia,  hablando  a ritmo de reguetón y ensamblando  ideas como chorizos, ideas de usar y tirar, conceptos masticables que la gente pueda chupar un ratito antes de cambiar de canal y meterse otro chicle entre los ojos….

Balbín jamás consideró al espectador idiota, por eso prefería que fuese el espectador quien subiera al carro donde estaban los tertulianos en vez de que los tertulianos bajaran del carro y se pusieran a vender melones…..

Todo ha cambiado, incluidos nosotros mismos como decía, unos mucho otros menos…..pero aunque hemos cambiado, escuchar a expertos es hasta saludable, pero sobre todo distinguir al experto del tonto al que le dan cabida y sillón para vomitar intelectualidad sin contenido….

Nuestro cambio, no creo que nos haya hecho más entendidos y a pesar de medios de comunicación abundantes y diversos, creo que estamos más desinformados que nunca, debido a los diferentes intereses y bulos…..

Pienso que un programa como La Clave y dirigido por otro Balbín, que tampoco hay ya la verdad,  no sé si tendría éxito….Esos conclaves de sabios que depuraban para extraer lo mejor de los temas, en televisión no interesan con lo beneficioso que es para él desarrollo de la mente….
En aquella época Balbín podía permitírselo: no tenía que competir con cadenas privadas, ni bregar con índices de audiencia.

Tuvo suerte él y más suerte tuvimos nosotros, los niños que crecimos viendo aquellos programas, escuchando una entrevista de dos horas a Borges, a Cortázar, a Torrente Ballester, asistiendo a una discusión civilizada sobre el origen de la violencia en lugar de soportar los argumentos de cinco homínidos sobre si una señora se habría follado a un torero. Hoy, en lugar de un Balbín, un Mellizo o una Mateos, tenemos a Risto, a Jorge Javier o a Ferreras.

José Luis Balvin y los invitados conseguían, no sólo llenar el plató de un pausado debate, sino que conseguían, la satisfacción de todo televidente….esos modales sosegados, esa manera de hablar y de escuchar y de dejar hablar, de rellenar la pipa durante los silencios, de decir las cosas sin intentar venderte un melón, de dirigir un debate como quien dirige una orquesta, apenas con un golpe de pipa….Cada presentación y el diálogo posterior eran lecciones magistrales de verdadero cine….Se aprendió  mucho. Si, muchísimo… ¡¡¡¡¡Hoy no hay óvalos ni para intentar algo parecido!!!!!! Les va de P. Madre con las noticias e informes Flash….

Nada menos aristocrático y menos clasista que las noches de los viernes en La clave, ese programa que hoy sería veneno para la taquilla, sinónimo de un coñazo insufrible, y que sin embargo era un ágora de sabiduría, una reunión de amigos caducifolios en torno al tabaco hospitalario de Balbín, esa pipa de la paz que durante un par de horas lograba reconciliar izquierdas y derechas, filósofos y teólogos, comunistas y franquistas, heterodoxos y ortodoxos……

Antes todos los que participaban, eran entendidos en el tema que se tratase.. Igual que los de ahora que son siempre los mismos y que no importa de qué se hable, que entienden de todo y si opinas diferente  se lanzan a la yugular, como si ellos fuesen expertos de no se sabe qué…. Hemos banalizado todo, nada parece serio, todo parece absurdo, surrealista y de película de ficción….

La Clave, un programa redondo. Películas y buenísimos tertulianos….hoy ese formato es imposible, todo está politizado y la mediocridad de nuestros tiempos impera….. Una pena, una gran pena que se haya ido un periodista de la talla de  Balbín. D.E.P….el presentador del mejor programa de televisión que he visto en mi vida…..

Balbín fue el último representante de un periodismo ya prácticamente extinguido, de los que preferían el susurro al grito, la calma al aspaviento, las preguntas a las certezas, la duda a la exaltación….

Para mí, La clave fue el momento más alto que la televisión haya dado a este país, un oasis de civilización, un culto al diálogo presidido por un hombre tranquilo que, más que convencer o persuadir, más que seducir o encandilar, sólo parecía estar buscando una excusa para fumar en pipa….

Desde entonces, por desgracia, la televisión y los espectadores no hemos hecho más que desandar la evolución, subir otra vez a los árboles y regresar al planeta de los monos banana en mano..

Coco Bari ©©®

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último