5.5 C
Santander
viernes, febrero 3, 2023

TOPICOS Y TIPICOS, INCONGRUENCIAS ETERNAS

spot_imgspot_img

Los que hemos pasado la infancia durante el franquismo, la adolescencia en la
transición y la madurez en democracia, hemos sido testigos de cambios sustanciales,
normalmente a mejor pero con matices.

Respecto al exterior, recuerdo en la infancia las noticias donde día si día
también se narraban los constantes e inacabables conflictos de Oriente Medio y el
Líbano entre palestinos e israelitas fundamentalmente, sin apaciguar,
y va para Más de
60 años, sin descontar otros, como Vietnam, que acabó sonrojando a los USA,
Belfast con el IRA era similar a ETA, y obviamente planeaba también la guerra fría.

En otro orden de cosas, nos llegaban también desde la infancia noticias de
hambre, la sed y las enfermedades de Africa, representándose dicha contingencia con
los ·niños de Biafra”, a los que ayudábamos una vez al año con el famoso día del
Dómund (causa o iniciativa de la Iglesia Católica para fomentar la ayuda al tercer
mundo y a los entonces misioneros. Hoy ha quedado postergada por las fundaciones
de esta naturaleza, sobre las que me reservo la opinión
. Ambos temas para mi ya eran
dos típicos tópicos de los males endémicos de la humanidad que aún perduran
prácticamente sin mutar.

Pues bien, como decía, en el mundo (y en España) hemos sufrido un cambio
brutal en todos los aspectos
, se mire por donde se mire y ello al margen de ideologías
políticas, pues es innegable que en Occidente todos vivimos mejor, y no voy a entrar
en detalles de todos conocidos. Sin embargo, respecto a los dos apuntes que antes
sugería, la cosa sigue mas o menos igual, esto es, no hemos avanzado un milímetro,
pues los conflictos siguen, incluido del Oriente Medio, así como la citada la hambruna
africana, acompañada de las enfermedades en el tercer mundo, lo que explica la
inacabable égida de africanos a la vieja Europa a pesar de las vallas y de otras medidas
disuasorias en busca del las ventajas de Occidente.

Por tanto, es totalmente paradójico e incongruente que hayamos avanzado en
un sinfín de aspectos y comodidades, y sin embargo en estas cuestiones estamos como
el primer día o peor, comportándonos los humanos (especialmente los responsables
del mundo) como auténticos primates, por tanto resulta evidente que algo no estamos
haciendo bien, y creo que la solución tampoco está en poner a trabajar las fábricas de
armas y poner muros o fronteras como estamos haciendo hoy en día, tanto en la
frontera del rio Sonoro en USA, o en Melilla. El tema hay que abordarlo de raíz y en
el punto de partida.

Y ¿Qué soluciones esta dando la humanidad?. En lo que se refiere a los
conflictos, se opta por “echar gasolina al fuego”. Ejemplo de lo cual lo tenemos en
Ucrania. En lugar de apelar al dialogo, Occidente a medio de la OTAN, avivan el
conflicto con ayuda militar. Y España no se ha quedado atrás, y en este sentido ha
llamado poderosamente la atención que en los presupuestos para 2023 han
contemplado un incremento del 27% en defensa, y con partidas adicionales y
especiales por Ucrania donde se destinarán 26.650 millones de euros para “pólvora” y
aniquilar al oponente (Rusia). Me parece un auténtico disparate.

Lo dramático, es que se habilitan dichas partidas ante un déficit sanitario brutal
en toda España, que ya afloró y se destapó con la pandemia y que el Gobierno no solo
no ha solucionado, sino que lo ha orillado. El presupuesto del Ministerio de Sanidad
para 2023 es de 2.746 millones, solo un 7% mas
(compárese con el de Defensa), y
siendo cierto también que es una competencia transferida a las Comunidades
Autónomas, no es menos cierto que el Gobierno desde el Ministerio ha de pilotar que
Sanidad quiere para España y mas tras lo sucedido con el Covid, y prueba de lo cual es
el presente conflicto médico, especialmente en Atención Primaria, que revela las
carencias en la materia, pero el Gobierno (y Occidente) apuestan por las armas.. Me
parece ofensivo. Dicho de otra forma, estamos invirtiendo más dinero en instrumentos
matar (pues las armas tienen tan cruel finalidad) que en salvar vidas con una Sanidad
digna”, que alguien me explique tamaña contradicción e incongruencia porque no lo
entiendo.

Es más, en todo este contexto, y por si no fuera suficiente, está aprobado
también por el Gobierno Español (no se si en el resto de países sucede lo mismo) un
despilfarro en políticas transversales auspiciadas por el Ministerio de Igualdad, han habilitado
la estratosférica cifra de 20.000 millones de euros
, una obscenidad con la que está
cayendo, para gastarse en propaganda (que estamos viendo en marquesinas, autobuses,
congresos de feminazis, etc.) totalmente prescindible o en cursos totalmente absurdos,
pues la mujer hace tiempo que por méritos propios está encontrando su sitio en todos
los campos de la sociedad, como son la Justicia, Medicina, Ciencia, Deporte, Finanzas,
etc., o en casa, y por tanto, redundar en algo obvio me parece un insulto de género,
dinero que se puede emplear más útilmente para el conjunto de la sociedad.

Por tanto, sí, es cierto, que, como decía al principio, actualmente vivimos más
plácidamente, tenemos mejores condiciones de trabajo, mejores trajes, mejores
casas con nueva tecnología, mejores medios de comunicación, televisiones, vuelos,
coches, drones, móviles, viajes, restaurantes, información (y manipulación, de todo,
por algo los mismos quieren controlar estos medios), pero, algo no ha cambiado,
como son los conflictos bélicos
(incluido Beirut, además de Ucrania, y los cientos
repartidos por el planeta), ni la hambruna, como antes decía, pues si en lugar de tirar
por la alcantarilla los miles de millones de euros de las armas, y la basura la publicidad
de la transversalidad (forzada) potenciaríamos adecuadamente la Sanidad, la Educación,
la Investigación, biomedicina -donde podríamos ser pioneros-, con especial acento en
la juventud totalmente dejada de la mano de Dios y a la que debemos motivar, otro
gallo cantaría.

Pero bueno, aquí deciden cuatro, y a su conveniencia, nuestros hijos, y
las generaciones siguientes, convivirán con el conflicto de Oriente Medio, la hambruna
y el déficit sanitario global y local, ah, se me olvidaba, y con el nuevo invitado “el
cambio climático”.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último