20.8 C
Santander
lunes, junio 17, 2024

TIEMPO PERDIDO

La gente está hasta los mismísimos huevos unos, otras hasta el mismísimo coño, otras hasta el moño…en fin cada cual hasta donde le salga, esa no es mi reflexión, cada uno tiene su línea de flotación donde se ahoga…

¿Todos?

Nooooo.

Pero muchos, sí.

Empieza a tener nombre esa sensación: la gran deserción se llama…

Trabajar 12 horas, no ver a tus hijos, no poder tener hijos siquiera,  no ver a tu mujer o marido, no poder tener mujer o marido…no tener nada a fin de cuentas, porque si algo tienes y no lo disfrutas escollo no tener nada, o peor, porque hay un sentimiento de culpa de estar haciendo el tonto…acumular , acumular parejas, hijos, posición y  para qué???? Vende bien  esa fórmula de persona con éxito y para nada, eres un vendido, un esclavo de la jaula que tú mismo te has construido con tu mísero tiempo…

Trabajar, trabajar, trabajar.

¿Para qué?

Para ser importante.

Importante, ¿para quién? Esa es la pregunta cuya respuesta es clave….

Para tener una buena tarjeta de visita, que entregas…

¿A quién?

La gente que tiene importantes tarjetas de visita, de esas institucionales, con troquelado y escudos…

¿Qué coño hace con ellas esa gente?

Repartirlas, verdad???

¿Y quien las quiere?

Nadie, según las coges se pierden y acabas tirándolas o usando un tarjetero para ordenarlas un día tonto…

Toma, mi tarjeta, mi tarjeta, mi tarjeta….una, otra, colección, la tengo repetida, etc…y cuando la necesitas nunca la encuentras….

Recuerdo ahora a un antiguo compañero de trabajo que, desde origen humilde..”había llegado lejos”

¿Qué es lejos?

En la Administración, nivel 28, más lejos que cerca de ser importante…

Y luego, te lo encontrabas en la calle, en un acto institucional, encima de la tarima, deseando ser saludado…

Y nadie le saludaba a él.

Ni a nadie.

Y yo andaba por allí, entre el público…. Y me miraba. Y me saludaba…. Y me volvía a saludar….Y casi que me tiraba besos….A mí..

Es que no tenía otra que le hiciera caso…

Y pensé….”si vas a presumir de saludarme a mí es que la cosa está chunga, chunga, chunga y mal te ha funcionado el reparto de la tarjeta de visita.

Te lo explico: es que yo, no soy nadie…

Y te miro y te atiendo porque tampoco conozco a nadie y no sé donde mirar…

Y porque, en general, atiendo a todo el mundo..

Es que no tengo mucho que hacer.

Seguro que para esa importancia, llevaría años sacrificando su vida familiar, sus aficiones, su derecho a mirar al techo sin nada que hacer…. qué importante es eso!!!!!! No hacer nada es a veces muy productivo..

Y para esa mierda de importancia habrán encogido las arterias y te estarás tomando pastillas para la tensión.

Pues ahora la gente, mucha gente ya empieza a darse cuenta, y yo la primera…

Que ser importante no tiene la mínima importancia ..

Y que vivir es otra cosa…

A esto se le llama “la gran deserción “

Ser importante para mí es pasar desapercibida y ser importante para una misma viendo como tú eres el observador sin que nadie lo perciba al mismo tiempo que  te lo pasas bien…..

Pero si…nos hemos dado cuenta siempre tarde de lo realmente importante,  lo que significa haber perdido el tiempo….

Coco Bari ©©®

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último