13.4 C
Santander
jueves, marzo 4, 2021

REINVENCIÓN DE MARCANO

No he llegado nunca a conocer a Francisco Javier López Marcano,  más conocido como Marcano en el ámbito regional. Miento, lo traté  una vez  hace años con ocasión de un patrocinio en la Milla de Cayón, cuando yo llevaba el Club Norquimia Cayón de Atletismo donde la Consejería de Cultura colaboraba con el Ayuntamiento, y también por referencia, por motivos profesionales en alguno de los asuntos judiciales en los que estuvo inmerso, y que son parte del pretérito.

A la vista de su reciente nombramiento al frente de una Consejería tan importante como la de Industria, tengo que decir que dicho nombramiento suscita en mi persona una serie de connotaciones diversas, y no sabría decir si positivas o negativas, pero el hecho cierto es que a día de hoy está al frente de la misma, y por el bien de la Comunidad solo podemos desear que dicho nombramiento haya resultado acertado por el bien de todos, y por poco que haga no le costará mucho superar a su predecesor que sencillamente no hizo absolutamente nada.

Sentado lo anterior, Marcano, es una persona o un personaje que no ha pasado desapercibido mientras ha estado al frente de la Consejería de Cultura (la más afín a su capacidad) y Deporte (algo menos) con amigos y enemigos, y tengo íntimos amigos míos que también lo son suyos, que solo tienen palabras de afecto y agradecimiento hacia él, lo que le honra, porque me consta que  es muy fiel a los suyos.

De todas las formas, hay un hecho que a mi, como mero espectador y ciudadano de Cantabria me llamó la atención y que ahora ha resurgido tras su nombramiento como Consejero, con una serie de incógnitas por despejar, como es su renuncia a la condición de Parlamentario (y Consejero) por exigencia de Podemos a raíz de su imputación en el Caso Racing y que su actual mentor Revilla aceptó con tal de obtener la Presidencia de la Comunidad.

Este episodio a mi me pareció desde fuera la mayor representación de lo que es la deslealtad y traición por parte de Revilla (si es que estaba confiado de la inocencia de su delfín) y que nunca debió de llegar a ceder, y solo podrá ser analizado desde el interior del propio Marcano y Revilla, pero visto desde fuera me pareció y me sigue pareciendo una manifestación EGOISTA y de deslealtad de Revilla, permitiendo ceder la cabeza de su intimo Marcano con tal de seguir siendo Presidente  (la mayor bajeza humana).

El precio que pagó fue humillante y muy caro, incalificable y además dejó muy, pero que muy tocado a Francisco J. López Marcano que tuvo que volver a su anterior puesto de trabajo de profesor obligado dejar la vida publica.

Revilla recurre ahora a Marcano en una remodelación de Gobierno, pero no nos engañemos, de puro maquillaje porque su popularidad está por los suelos, al demostrarse que en la pandemia, su socio de Gobierno el PSOSE, y en concreto Zuloaga, le está desgastando como está siendo notorio en todos los medios (TV  y Expansión le ha dedicado una dura editorial), bajo el miedo de los contagios, y ha echado mano de Marcano para proceder a un relevo rápido en el partido y el Gobierno porque esto se le va de las manos, consciente que su tiempo se está acabando, y de paso le devuelve el favor por la traición a la que le sometió. Marcano que no es tonto sabe que esto es así.

Dicho esto, y viendo el escenario en el que estamos sumidos, Marcano ha sabido esperar y aguantar los envites, y supongo que será consciente que tiene una oportunidad de oro para asumir el rumbo del Partido Regionalista, porque Revilla está amortizado políticamente, pero sobre todo muy mayor pues es una obviedad que desde hace tiempo no está capacitado para gobernar, pero sobre todo tendrá que evaluar una situación que se les está yendo de las manos.

En consecuencia, estoy de acuerdo con la Editorial de este medio, que Marcano, desde su posición en la Consejería de Industria debe dar un golpe maestro a la actual situación de la Comunidad Autónoma, que somos los últimos de España, y lo que tiene que hacer, es, primero rodearse de un equipo profesional (escuchando a todos los interlocutores afectados por esta crisis económica y pandémica y de expertos que le asesoren porque no hay tiempo que perder), y en segundo lugar, desmarcarse de la actual atadura a la que tiene sometida el Consejero de Sanidad, cuya nefasta gestión con los confinamientos y vacunas, está llevando a la Región a una catástrofe.

Por tanto, el segundo, o primer paso que debe hacer es poner freno a esta sangría, y revitalizar Cantabria con proyectos creíbles, y solventes, no los cuentos de la lechera de su mentor Miguel A. Revilla, y la inanición de sus socios de Gobierno.

Le deseamos éxito en esta oportunidad que tiene legítimamente para reinventarse personalmente y también a Cantabria.

Publicidad

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último