15.5 C
Santander
lunes, mayo 20, 2024

QUIJOTE ENVIDIADO

Tres veces he leído el Quijote: cuando era muy jovencita recién comprados los 4 tomos en que consistía la obra de Cervantes, cuando adulta por mera curiosidad y porque ya había madurado en ciertos aspectos y quería entender y responder a algunos interrogantes y ya por última vez hace unos 7 meses…..

Y confieso que la primera vez me hizo reír mucho, diría que lo consideré un libraco gracioso de dos personajes antagónicos, la segunda, me hizo pensar demasiado pues reflexioné sobre porqué no entendí determinados capítulos del modo que lo percibía de segundas y por última vez, literalmente ¡me hizo llorar!

Nunca  me creí discípula de Sancho pues envidio la bella locura del hidalgo y así la siento en mi piel…. Siempre he sabido perseguir sueños, pues era y es un modo de supervivencia.. pero siempre han sido sueños en pos de realidades que iban de la mano….

He luchado contra gigantes, y contra pigmeos, de modo que, tanto mis victorias como mis derrotas, han sido, victoriosas, admirables vergonzosas, y vergonzantes también…

Jamás he creído en encantador@s de serpientes y eso que en el camino me he topado con vari@s….

No tuve un dulcineo: tuve varios… Eso quiere decir que no tuve ninguno digno de tal apelativo…

Espero, eso sí, no morir como el hidalgo de la Mancha: al pobrecito lo mató su

padre cuando lo hizo volver a la razón y arrepentirse de sus culpas…

No…yo no quiero arrepentirme de las mías…

¡Han sido tan hermosas! Porque la culpa tiene su lado bello y comprensible, su lado justificado y de defensa propia, su lado a estudiar y genuino…su lado inocente y despistado, su lado nada malicioso pero si un poco inoportuno….

Y cuando acabe el sueño de la vida, porque acabará, cada vez está más cerca…cuando acabe la vida de estos sueños espero llegar al otro sueño en brazos del único y verdadero Dulcineo que existe… ¡y que yo nunca pude tener!

En un lugar de mis manchas, una loca hidalga sin molinos y sin viento peleaba contra sus miedos, y la panza de Sancho se alimentaba de las finas locuras que un dúo tan raro de encontrarse por esa tierra de ocres se perdía buscando el dulce de un amor imposible….

Coco Bari ©©®

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último