14.1 C
Santander
lunes, septiembre 26, 2022

MUERTE EN UN BOLARDO

Las fiestas de Santiago, esperadas este año con más entusiasmo que nunca tras la pandemia, san teñido de luto por el desgraciado fallecimiento de un joven de 17 años motociclista que, al parecer fue embestido por un desaprensivo que se dio a la fuga y que acabó golpeando su cabeza (cubierta con casco) con un bolardo. 

Evidentemente la causa eficiente de la muerte no ha sido el bolardo, sino quien imprudentemente le abordó provocando la caída con tal letal desenlace golpeándose en la forma expuesta según puntualizan todos los medios. 

Obviamente este joven no tuvo su día y si no se hubiera golpeado con el bolardo, podía haberse golpeado con el bordillo con similar resultado ¡o no¡ no lo sabemos. Lo cierto es que falleció y su último golpe, fue con dicho artilugio causándole la muerte, pues el otro acompañante, afortunadamente, no tuvo igual desenlace. 

Todos los ciudadanos de Santander venimos percibiendo desde pocos años la proliferación de bolardos prácticamente por toda la ciudad. Estamos ante un auténtico bosque de estos artefactos molestos, antiestéticos y afuncionales, con el único propósito de impedir aparcar en las aceras pero de forma desproporcionada y a mi juicio drástica. 

Este sistema tan expeditivo, no muy común en Europa, limita y evita cualquier posibilidad de aparcamiento en la ciudad, pretensión que a mi  juicio ha de realizarse a través de otras fórmulas, menos agresivas, tanto visual como funcionalmente, como desgraciadamente acabamos de comprobar, al tiempo que dañan los vehículos e incluso causan tropiezo a las personas pues se  mimetizan a veces con el color del asfalto y no los vemos, y su finalidad debería ser excepcional y para evitar males mayores, como sucesión con los atentados de Barcelona en 2019. 

Y a propósito, otro tanto pasa con los badenes, hay un tramo en Bezana, concretamente el que une Sancibrián con la carretera de Soto de la Marina-Liéncres, en la que hace un año se suprimieron todos los badenes para facilitar la llegada a meta de la vuelta ciclista, y ahora con ocasión de obras de saneamiento y pavimentación se contabilizan 6 badenes en un tramo de 300 metros, y ello en una zona residencial no muy fluida, lo que supone un récord de España o del mundo. 

Sin embargo, en la de acceso y con un tramo mas fluido solo existe uno en 1 km, tramo semiurbano, donde los vehículos cogen gran velocidad. Esto es lo que hay

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último