16.1 C
Santander
sábado, junio 22, 2024

LA PRUEBA 

Publicidadspot_img

Transcurridos cuarenta y cinco años de la Constitución, su presente nos aporta la prueba para poder distinguir entre quienes creen en ella y para quienes es un estorbo en sus ansias de poder, es decir, vuelve a ayudarnos a saber diferenciar entre demócratas y totalitarios. 

Hoy, quien mire la realidad política sin prejuicios ni abducciones, verá que los socialistas han regresado a su pasado totalitario y que aquellos que fueron y siguen siendo acusados de retrógrados y autoritarios, enemigos de la libertad, son los defensores de la democracia.   

Defender nuestra ley constituyente no es solo cumplir las reglas del juego que hemos acordado, es respetarnos a nosotros mismos y valorarnos en lo que somos como individuos. Es, en definitiva, ejercer la democracia en su sentido más primigenio, cual es, la expresión de la voluntad del pueblo soberano mediante su voto en las cuestiones que afectan a nuestra convivencia. 

Al modificar la Constitución de forma oscura mediante instrumentos de distinto orden y naturaleza, Sánchez y sus adeptos socialistas están protagonizando un ataque a la Democracia. Lo criminal es que están cambiando la Constitución, nuestras reglas de juego, sin consultarnos, despreciando nuestra opinión y participación. Nos están convirtiendo en súbditos.   

Muchos se han quedado atascados en la propaganda preconstitucional, se han autoconvencido del papel protagonista del PSOE en la llegada de la democracia y la libertad a España. Los que se apoderaron de la patente constitucional son los que ahora la atacan a traición, porque les restringe la extensión de su poder. 

Se ha puesto de manifiesto que los socialistas tienen un gen totalitario, pueden disfrazarlo durante años, pero cuando sienten que pierden el poder, instrumentan cualquier medida para conservarlo a toda costa, para ellos la democracia es un medio para lograr aquél, no un objetivo en sí misma. 

La transición hacia un régimen democrático en España se inició desde el poder mediante la promulgación de la ley de Reforma Política en 1977. Dicho texto legal fue aprobado por las Cortes franquistas y sometido a referéndum obteniendo un amplio respaldo (más del 90%). En cierto sentido, el anterior régimen se autodisolvió. 

En el 1978 se aprobó la Constitución que también, como no podía ser de otra manera, se sometió a referéndum. Hoy Sánchez está dedicando sus esfuerzos a asuntos como la amnistía, los autogobiernos, pero sobre todo a convencernos que se trata de cuestiones no prohibidas por la Constitución. 

Lo que es indiscutible es que para Sánchez estas son muy importantes y trascendentales: sometimiento y afinidad del Tribunal Constitucional, verificadores, pactos, reparto de cargos, …..Entonces, si son tan relevantes para el consenso, por qué no las somete a consulta de la ciudadanía mediante referéndum. 

 La convivencia, no confundir con conveniencia, no es propiedad exclusiva de socialistas, vascos y catalanes, nos pertenece a todos. Si para agradar y contentar a los que incumplieron, por los motivos que fuera, las leyes, se realizan tantos esfuerzos. El resto, la mayoría de españoles, que las cumplimos y pagamos nuestros impuestos ¿no nos merecemos una consulta en modo de referéndum? 

Lo acaecido es ya pasado, no podemos cambiarlo, pero si usarlo para aprender. El toreo al que ha sometido Sánchez a sus votantes con la muleta del progreso libertario se ha revelado torpe y falto de clase, se arrima sin arte. Se ha descubierto y los que sean bravos contemplarán como su defensa de la democracia es realmente un simple engaño para llevarlos a su terreno: el burladero totalitario.  

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último