11.1 C
Santander
martes, febrero 20, 2024

La libertad de ser feliz suceda lo que suceda

Por Sonia Solar San Juan

La esclavitud es un término que suena a pasado, a algo ya superado, pero depende de cómo se mire, hoy en día somos todos muy esclavos. Somos esclavos del qué dirán y ajustamos en ocasiones nuestra conducta y nuestras decisiones a la opinión externa. También lo somos de nuestros principios, sintiéndonos profundamente decepcionados si en algún momento bajamos la guardia y no somos fieles a los mismos. Somos esclavos de nuestras decisiones, muchas veces irreversibles ya sea por realidad, por nuestra propia moral o por la falta de valor de dar un paso atrás.

Somos profundamente esclavos de nuestras emociones, que nos dominan y manejan nuestra vida a su antojo sin atender a razones. Nos envuelven, nos arrastran, nos atrapan y nos hieren sin permiso alguno y hacen que actuemos como no queremos.

Los convencionalismos sociales también nos influyen, salirse del rebaño es un acto de valentía. Uno no siempre se atreve a ser diferente siendo consciente. Luego están las redes. Somos esclavos de la aprobación, del reconocimiento de personas a las que ni siquiera conocemos, de sus likes, de sus comentarios sin a veces fundamento.

Somos esclavos de la moda de estar siempre bien, de mostrar solo el éxito, de no poder rendirnos, aunque sea solo por un momento.

Somos esclavos de la productividad, de dar sentido a todo lo que nos acontece. También lo somos de tener más, aunque eso ni siquiera nos llene.

Somos esclavos de nuestras metas, de nuestros miedos, de nuestras limitaciones mentales, de nuestros anhelos.

Tengo ganas de ser libre, de no dejar que nada de eso me esclavice por más tiempo, de pararme a sentir y mirar de verdad dentro. De vivir para mí sin que importe lo que opine el resto, pero sentirlo así de veras, no solo de boca para afuera.

Tengo ganas de romper todas esas cadenas, las de mi consciencia y mi inconsciencia. No dejarme arrastrar por la marea y dejar que sea siempre mi verdadero yo el que lleve los mandos del timón. Tengo ganas de confiar en mí y en la vida. Hacerlo hasta tal punto que dé igual lo que ocurra. De ser realmente libre, de no necesitar nada salvo la oportunidad de estar de momento un día más. Eso es lo que más anhelo en esta sociedad, en este momento.

La libertad de ser feliz suceda lo que suceda.

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último