11.4 C
Santander
domingo, abril 21, 2024

LA GESTACION SUBROGADA DE LA OBREGON

La que se ha levantado con el la maternidad subrogada de la Obregón (Ana G. Obregón), nuestra reina del Glamur (y la desgracia) con sus campanadas, bien con el el anuncio del verano (mediante sus posados en bikini en Costa de los Pinos), bien con las uvas de Fin de año con el incombustible Ramón GarcÍa.

Desde luego no seré yo quien tire piedras contra la Obregón, sino todo lo contrario, (por cierto con la que coincidí un verano en un gimnasio y me dijo que le enseñara a correr en cinta -no encinta-) por tal polémica decisión, sin duda motivada por la irreparable pérdida de su hijo, decisión que, como es público y notorio, ha generado división de opiniones, hasta el punto que se ha convertido en un “problema de Estado a nivel mediático”, abanderado por la no menos polémica y contestada ministra Irene Montero por entender que es una modalidad de la “explotación a la mujer”. Si algo me atrevo a censurar, seria la mercantilización de la situación, si es que esta se hubiere producido, aunque vamos aplicarle el beneficio de la duda.

En cualquier caso, varias las reflexiones que me venían a la cabeza a raíz de este episodio:

1ª) La primera es, …si este debate hubiera tenido la misma resonancia si lo hubiera realizado una “particular”, es decir una ciudadana anónima “normal”, o por el contrario la relevancia viene por tratarse de quien se trata, o de lo que ahora se considera “políticamente correcto (a)”. Estoy convencido de que no, al proceder de la reina del glamour. No me imagino esta polémica si la decisión hubiese partido de Yolanda (Diaz).

2º).- La segunda cuestión, y a mayor abundamiento, es ¿si la edad, y las circunstancias personales de la Sra. Obregón han sido coadyuvantes de la polémica?. En efecto, también ha surgido un debate sobre la edad de Ana G. Obregón (unos dicen que 68 otros que 71), lo cierto que es una edad madura, más propia de una abuela que

de una madre, por cierto bastante bien conservada, pero la edad admite argumentos de todo tipo, tanto en este asunto como en el de la adopción, pero creo que ello no es el foco de la controversia, pues cara a la crianza o tutela del menor existen alternativas o soluciones, mas en el caso que nos ocupa por razones de todos conocidas. Hay alternativas de tutores, cuidadores, etc.

3ª).- Otra es la, a mi juicio, extraordinaria relevancia del asunto a raiz de este particular (y al tiempo mediático) caso. Y mi pregunta es ¿la gestación subrogada es una cuestión de estado que precisa un amplio debate y una regulación específica, y urgente en la actual coyuntura del Estado de la Nacción?. Mi opinión es tajantemente no. Desconozco el número de casos que utlizan este tipo de prácticas (en el exterior) pero lo que es indudable es que, afortunadamente son la excepción y desde luego, y dentro de lo opinable de las mismas, no es ni un problema de estado, ni algo que preocupe a la generalidad de la ciudadanía, ni por supuesto una prioridad legislativa. En cualquier caso, la señora Obregón lo ha llevado a cabo en un país extranjero, que no es un país cualquiera, es el epicentro del mundo los USA, donde este tipo de prácticas se lleva a cabo a conformidad de todas las partes.

Ahora bien, no es menos cierto que existen, y deben existir, otros debates más profundos en la sociedad que pueden afectar a la humanidad, con son las clonaciones y mutaciones genéticas del género humano, más allá de las que se precisan para curar enfermedades, en las que la comunidad científica y política deberían ir de la mano.

Por tanto, si la humanidad se puso de acuerdo en hacer un Código de los Derechos Humanos (otra cosa es que se respeten) en 1.948 tras la II Guerra Mundial, debería ponerse de acuerdo también, ya bien entrado el Siglo XXI en realizar un Código Etico, por el que luchó incansablemente, sin conseguirlo, el Teólogo Suizo Küng, dando los primeros pasos en Canadá, orientado desde el prisma religioso entre todas las creencias (católicos, musulmanes, hinduistas, protestantes, evangelistas,, etc, etc., incluidos agnósticos y/o ateos), resultando una entelequia, y que, en mi opinión deberíamos rescatar, pero no solo desde el ámbito religioso, sino también ideológico, político, humanístico, científico, económico etc, auspiciado por las Naciones Unidas, dando voz a todos los foros, pero sobre todo a los filósofos modernos.

Actualmente nos movemos en un escenario muy difuso, especialmente desde los años 80. Como ya he manifestado, me gusta la filosofía y por tal concepto soy un admirador confeso del Filosofo Político, Michael J. Sandel, Profesor de la Universidad de Harvard, quien desde hace años viene hablando de la “dictadura de los mercados” y en la que prácticamente casi todo puede comprarse o venderse y pone algunos ejemplos:

  • – Una celda cómoda en la prisión de Santa Ana (California USA) 82 $ noche, para presidiarios sin condenas violentas;
  • – El acceso al carril especial de autopistas en USA si se va solo, 8$;
  • – vientres de alquiler en la India 6.250$ -en USA 25.000 ~$-;
  • – derecho a cazar un rinoceronte en peligro de extinción en Sudafrica 150.000 $;
  • – acceder al número privado del médico de cabecera en USA 1.500$ al año;
  • – derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono a la atmósfera 13 €;
  • – alquilar un espacio de la frente para publicidad comercial 777 $ en Nueva Zelanda;
  • – hacer de cobaya humana para probar un fármaco 7.500 $;
  • – En internet hay ventas de órganos, por ejemplo un riñon puede oscilar desde los 20.000 $ en India, a los 160.000 en Israel.
  • – combatir en conflictos bélicos, Somalia, Afganistán o Ucrania desde 250 a 1000 $ al día;
  • – El negocio de la venta de sangre, que en España es altruista, en el exterior no, y es un producto comercializable.
  • – hacer cola una noche en el Congreso de los USA en Wasington para guardar sitio a un lobby a 20 $ la hora;
  • – apostar por adquirir un seguro de vida de una persona enferma o anciana se ha convertido en un negocio que mueve 30.000 millones de dólares -cuanto antes muera el extraño, mejor para el inversor-.
  • – Esterilización de mujeres drogadictas en los USA para que no tengan hijos 300 $.
  • – En China, por ejemplo, la política desde hace 30 años de “hijo único”, venia acompañada de un recargo de 200.000 yuanes (31.000$) por hijo adicional. Lo cual permitÍa a los ricos tener más hijos que los pobres. Ante la insuficiencia de la norma, el recargo se convirtió en Sanción, acompañada de otras medidas frente a su imagen (Prohibición de contratos públicos, etc, etc.).

Y así podríamos continuar con una serie de bienes (materiales e inmateriales) susceptibles de comercialización, todos ellos moralmente discutibles.

Por tanto, creo que tras la polémica surgida a raíz de la decisión de la señora Obregón al acudir a un país donde la maternidad subrogada es legal (hay litigios curiosos sobre incumplimientos en los que la madre de alquiler se arrepiente), tiene que venir acompañada de un serio debate sosegado, sobre esta y otras materias, de tal forma que se conjuguen el respeto a los derechos del individuo (a), sobre todo la libertad para decidir con su persona lo que estimen conveniente, dentro de la legalidad, siempre que no existan riesgos para su salud ni de terceros, (incluidos menores), y siempre cara a un fín legítimo.

También se necesita poner un coto sobre determinadas cosas que nunca deberán mercantilizarse: por ejemplo, la venta de personas, y por supuesto menores, algo inconcebible en el Siglo XXI, pero a veces la realidad va por delante, y en cualquier caso bueno en insistir al respecto.

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último