17.1 C
Santander
domingo, noviembre 27, 2022

La frustración de hoy, el bienestar de mañana

Por Sonia Solar San Juan

No hay duda con la que ha caído, está cayendo y seguramente está por caer, que la inteligencia emocional es la más importante de las inteligencias. Llegar a ser adultos equilibrados en un mundo en el que no lo es tanto es un objetivo vital que todos deberíamos plantearnos con seriedad. Y como cualquier objetivo a alcanzar, hay un trabajo previo que debemos realizar. En lo que quiero centrarme en esta reflexión es el momento en el que hay que empezar.

Gracias a mi profesión, observo al ser humano desde muy temprana edad y veo su evolución, y mucho me temo que estamos dando algunos pasos hacia atrás en lo que se refiere a inteligencia emocional. Más concretamente en la tolerancia a la frustración.

La frustración es una emoción con la que casi a diario tenemos que tratar, y es que las cosas no salen siempre como cabría esperar. Están los que lo aceptan y continúan y los que se anclan en un estado de negatividad.

Últimamente me ha dado por comparar la vida con una continua partida de cartas. Cada día nos salen unas de la baraja y con ellas tenemos que jugar la mejor partida posible. Si cada vez que no nos gustan las cartas renunciamos a jugarlas, la vida puede convertirse en un auténtico drama. Si, por el contrario, tenemos bien entrenada la tolerancia a la frustración, sean cuales sean las cartas, sacaremos su lado mejor.

Estos días me encuentro en el cole con auténticos dramas ante situaciones cotidianas seguramente porque los adultos no tienen tiempo o paciencia para entrenarla. Los niños no saben digerir un no, no se esfuerzan, no lo intentan, no existe tolerancia a la frustración. Cada día me toca hacer un trabajo agotador, pero soy muy consciente de que estoy labrando para ellos un futuro mejor. La vida les dará muchas cartas, unas buenas y otras no. Sea cual sea la circunstancia saber jugarlas será la mejor opción. Aprender de adultos es complicado, de niños se aprende mejor. Ser adultos sanos emocionalmente es igual de importante que serlo físicamente.

Decir “no” es ayudarles. Poner límites, también. La vida no es un viaje fácil, eso lo tienen que aprender. Superar dificultades, esforzarse y aprender a ceder, son cosas que en un futuro mucho les van a valer. La vida no siempre les dará lo que quieren, sus cartas no siempre les gustarán, pero con tolerancia a la frustración, la partida mucho se les va a facilitar. Y sea cual sea su situación, del viaje sabrán disfrutar. Tengamos las cartas que tengamos, como si de ases se tratase deberíamos jugar.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último