17.1 C
Santander
domingo, noviembre 27, 2022

GESTION DEL AGUA (DULCE)

Este caluroso verano ha hecho saltar las alarmas sobre la escasez líquido elemento (agua dulce), y todo apunta a que este asunto va a ser uno de los próximos debates de la humanidad, dada la absoluta dependencia junto al aire que respiramos. De hecho se habla incluso de su futura cotización en las bolsas, en lo que los especuladores, o depredadores financieros, ya están trabajando.

Desde mi ignorancia, desconozco como se está gestionando esta cuestión a todos los niveles, por otra parte antigua, no solo a escala mundial, pues siempre hemos pensado que Africa, en este asunto como el hambre es un problema endémico, siendo el continente más perjudicado en esta materia, a pesar de que casi en su mitad atesora y subsuelo rico en bolsas de agua dulce que no permiten aflorar por temor a movimientos hundimientos o movimientos de tierras, pero también Europa comienza a tener serios problemas al respecto.

Ya mas cerca y en lo que nos toca, en España, mi generación crecía con la expresión irónica de las “inauguraciones de otro pantano” por Franco, pero el tiempo vino a demostrar que la política hídrica del régimen (aunque dictatorial, se rodeó de tecnócratas) no iba tan descaminada, y desde luego en los últimos años, exceptuando Riaño y algún otro más, ignoro si se han construido más embalses. Lo cierto es que ante las sequias como la que nos ha azotado este verano (y anteriores), han servido para abastecer las necesidades humanas y agrícolas tan importantes e imprescindibles en nuestro país, donde a día de hoy tenemos buena huerta, vides y olivos, además del uso obvio para la ganadería.

Además dicha política hidráulica del anterior régimen permitía al mismo tiempo también otra fuente de energía, materia tan necesitada y escasa hoy en día, como es la corriente eléctrica generada por los saltos de agua de los embalses, siendo además una energía limpia, no contaminante, ni excesivamente costosa al aprovechar la infraestructura de las presas, y prácticamente de forma continua

El problema en nuestro país hasta hace no mucho era básicamente de distribución o reparto (solidaridad intercomunitaria) del agua, al tener zonas húmedas y otras más secas, pero en las que el agua resulta indispensable, y ahí tenemos el famoso debate del traspaso Tajo-Segura, del que depende el mayor viñedo del mundo como es la Mancha.

Y mas cerca, en Cantabria, donde el agua forma parte del ADN de nuestra bella tierra, este verano hemos podido ver como varios pueblos han tenido que ser abastecidos por cisternas, algo que solo podemos calificar de insólito.

Se que el tema es complejo, y alguna vez lo he comentado con algún amigo ingeniero sobre este contrasentido en nuestra Comunidad extraordinariamente húmeda (en torno a 200 días al año), por si existiera alguna posibilidad de gestionar las ingentes cantidades de agua que caen a través de la lluvia (y demás precipitaciones), que van directamente al mar, sobre todo en estos días, como los pasados, donde cayeron y se despreciaron cientos y cientos de litros de agua por metro cuadrado, cuando está resultando algo indispensable e inapreciable en el presente y en el futuro.

En mi opinión, debemos volver la vista atrás, y ver lo que hicieron nuestros antepasados, especialmente los romanos, que, por donde quiera que pasaban construían acueductos y viaductos en lo que a infraestructuras se refieren y con escasos medios, pero a nivel particular las casas contemplaban el compluvium y el impluvium para recibir y guardar el agua de la lluvia. Basta ver el acueducto de Segovia (hoy además indiscutible emblema de la ciudad con una gran sinergia sobre el turismo), es una majestuosa obra que servía para llevar el agua entre dos montañas distantes unos 300 metros, con una estructura preciosa y descomunal para aquella época, pero el fin justificaba los medios, transportar y aprovechar el agua entre regiones, como los que hicieron en Aragón y Francia con cientos de kilómetros. Y lo mismo hicieron también los árabes con una sensibilidad, y talento, fuera de lo común. Debemos tomar nota de ambas culturas.

Como cierto es también que en nuestra región existen cantidades de agua subterránea que podrán aprovecharse, como en estos momentos se está valorando.

Creo que tiene que haber alguna solución técnica para aprovechar esta agua que se va al mar en cantidades ingentes y de forma gratuita, pero nuestro deber es aprovechará. No lo se, pero bueno, ahí queda mi duda e interrogante

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último