11.4 C
Santander
domingo, abril 21, 2024

Francia inflamada y España anestesiada

Mi generación creció con la veneración al país vecino, Francia, al que admirábamos en todos los sentidos con cierto aire de inferioridad, y siempre se escuchaba que África empezaba en los Pirineos. Fue a raíz de nuestra entrada en la CEE (hoy UE), y de las concesiones que tuvimos que hacer en distintas áreas (ganadería y agrícolas) a consecuencia del terrorismo para empezar a disminuir desequilibrio entre dos grandes países de la vieja Europa, cuyas rencillas datan ya
desde Carlos I (V).

El famoso Mayo del 68 francés prácticamente pasó inadvertido en la España del tardofranquismo (estábamos con el lalala de Masiel), y llegó casi una década después con la desaparición del caudillo, pues la gente comenzó a salir (salimos) a la calle para reivindicar democracia, pluralidad y libertad (la famosa canción de libertad¡ libertad¡ de Jarcha del año 1.976), y más tarde con las manifestaciones antiterroristas de ETA, la más masiva (y cruel) la del anuncio de asesinato Miguel Angel Blanco.

Dando un salto cualitativo, vemos que nuestros colindantes, los franceses, no han perdido parte de su ADN reivindicativo, primero con la revolución de los chalecos amarillos ante la subida de impuestos y carburantes, antes de la pandemia, y ahora con la subida de la edad de jubilación de 62 a 64 años, entre otras muchas reivindicaciones, algunas de carácter ecologista que se están congregando en estos momentos, de tal trascendencia que están poniendo contra las cuerdas al gobiernos de Enmanuel Macrón, sin duda el peor Presidente que ha tenido Francia a lo largo de su historia, incluyendo a Sarkozy. Por tanto es un hecho que Francia se inflama y veremos a ver hasta donde llega la cosa.

Sin embargo, en España, un metro más abajo, a pesar de tener datos macroeconómicos preocupantes (peores que nuestros vecinos): la inflación por las nubes, hipotecas caras, combustibles caros, cesta de la compra intratable, paro en aumento, y la reciente reforma de las pensiones con la edad de jubilación a los 67 años, con su correspondiente incremento de cuotas, no pasa nada.

Es más, la reciente moción de censura de VOX ha supuesto, técnicamente hablando, un éxito total para la política del actual gobierno con apoyo de 201 votos (en contra de la moción y a favor de Pedro Sánchez), incluyendo las 91 abstenciones del PP, lo que significa que “la política presidida por Pedro Sánchez no ha sido reprochada ni censurada por 293 diputados”, prácticamente toda la cámara con la que está cayendo ¡ojo al dato¡ como diría José M. García.

Yo, la verdad, sigo sin entender que es lo que está pasando en este país, pues independientemente del (esperado) resultado de la moción de censura y de ideologías, la realidad de la calle es otra, y sin embargo la ciudanía española está totalmente anestesiada. Es difícil comprender todo esto a día de hoy, y más desde la perspectiva de las fuertes restricciones de libertades y de derechos constitucionales con la pandemia, entre otras serie de medidas y erráticas políticas económicas y sociales insustanciales, además de la cuestión territorial o el desprestigio de las instituciones y poderes (la Corona y el Poder Judicial) aquí sigue sin pasar absolutamente nada.

La explicación la encuentro, muy gráficamente en algunas de estas claves:

1ª) No hay una oposición firme, ni contundente que tenga un Proyecto serio y sólido para España, y además está dividida. El Partido Popular desde los heredados problemas de corrupción que le vienen lastrando (como le recuerdan cada poco), tiene un serio problema de liderazgo interno, y desde luego el actual candidato Feijoo (clon de su paisano Rajoy), salvo que mute, carece de carisma y fuelle, confiando su destino al inmovilismo esperando que Sanchez caiga como fruta madura, y la lógica dice que puede ser así, o no. De hecho, me pareció muy propicia la reflexión de Inés Arrimadas en su réplica en la moción de censura, cuando dijo que “Feijoo cometería un error pensar y dar a Sánchez por acabado, si piensa que caerá solo”, apunte con el que no puedo estar mas de acuerdo.

2ª).- El actual Gobierno tiene fagocitados a todos los agentes sociales capaces de movilizaciones. No me refiero solo a los sindicatos, que inexplicablemente y con la que está cayendo están desaparecidos (estómagos agradecidos), sino a todo tipo de plataformas por la ciudadanía, puesto que los “antidesahucios” están gobernando, ahí tenemos el ejemplo de Colau en Barcelona, entre otros colectivos, que están en la invisibilidad.

3º) Otra clave es la estrategia política y la propaganda de los actuales dirigentes. Hay que reconocer que en el partido socialista (PSOE), y sus aliados políticos, manejan ambos conceptos como nadie, y por ello han resucitado un viejo discurso de “ricos contra o frente pobres”, para soltar soflamas políticas “progresistas” (sobre todo en datos) pues además de demagógico, vende bien y da votos, escenificándolo con el seudo Impuesto a las grandes fortunas y a la Banca. Todo ello aderezado con una política de subvenciones a todos los niveles cara al “voto cautivo”. Prueba de lo cual, según esa línea discursiva, es que a su juicio los ricos son insolidarios y huyen del pais a la caza de rebajas fiscales y mayores beneficios (lo que es cierto) como sucede con Ferrovial sin trasladar la otra parte de la verdad, como es la brutal presión fiscal que nos azota.

4º).- Y por último, este Gobierno se ha encargado no solo de mantener viva la llama de la “guerra civil” (buenos -izquierdas- y malos -derechas-) desconocida para las generaciones actuales, sino de alimentarla mediante una propaganda brutal, escenificándolo con la exhumación de Franco del Valle de los Caídos (Sánchez dice que pasara a la historia por ello), y la para mi prescindible Ley de Memoria Histórica.

Esta clase dirigente, al igual que la nacionalista, siguen anclados en el pasado y creen que ello le da réditos políticos (votos) y por tal motivo procuran transmitirlo de padres a hijos (Memoria) de tal forma, que están logrando mantener una división (ideológica) a mi juicio tan innecesaria como dañina. Y para echar más gasolina al fuego, han encontrado a VOX como la escusa propicia para seguir insuflando este rancio y obsoleto debate como la resurrección del fascismo. Esto en Francia, o en la misma Alemania con el pasado reciente nazi, o Italia con Mussolini, ya no existe, sin embargo aquí esta llama no hay quien la apague, sino al contrario.

En los USA, resulta impensable en pleno Siglo XXI revivir los principios que alimentaron la “guerra de Secesión” que acabó con la vida del Presidente Lincoln. Por supuesto, no voy a incluir aquí (porque seria políticamente incorrecto), otro debate-división proveniente de la mano del feminismo (el hombre frente a la mujer), también de “buenos contra malos (as)” catalizado por la actual clase dirigente, y sobre el que me reservo la opinión.

En cualquier caso, todos estos debates, en mi opinión, se han planteado de tal forma, sin consenso, que tratan de ser catalizados, con exclusividad, por la actual “corriente progresista” (todos somos progresistas y queremos lo mejor), tratando de segmentar y fragmentar la sociedad (en la creencia en lugar de unirla y luchar por los derechos de todos de forma consensuada y de forma fratricida.

Por tanto, un futuro Presidente de la Nación, España, debe ser un ESTADISTA capaz de patrocinar proyectos políticos sólidos y discursos dirigidos a los votantes del presente, pero sobre todo a los jóvenes, para superar este pasado, (Franco falleció va para 50 años), así como a la también trasnochada y obsoleta lucha de clases, los ricos de hoy nada tienen que ver con los que provocaron las revoluciones del proletariado, hoy son más potentes e invisibles, y afortunadamente todos vivimos (materialmente) mejor, pero que las políticas que se dicten vayan dirigidas a gestionar un mundo, un Estado, y una sociedad mejor en todos los sentidos, y para todos sin excepción, viviremos en la misma tierra y respiramos el mismo aire.

Finalmente, vamos a ver como para la cosa en Europa, pues como decía al principio, Francia se inflama, los banca se tambalea (Crédit Suisse y Deustche Bank, contra las cuerdas), Inglaterra fuera de la unión, y además somos campo de batalla entre los dos bloques en la invasión de Ukrania.

Por si no fuera suficiente, estos días hemos asistido a la fundación del Eje Oriental (Rusia, China, e India de camino), los árabes se lo están pensando, o lo que es lo mismo, a la certificación de la resurrección de la “guerra fría”.

Esperemos que salga el sol, y se imponga la cordura.

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último