14.1 C
Santander
sábado, mayo 18, 2024

Llevo practicando deporte, en concreto running, desde hace más de cuarenta años, cuya actividad ha resultado totalmente indispensable y positiva en todos los aspectos de mi vida, desde la salud física a la salud mental, de tal forma que, a pesar del sacrificio que supone salir prácticamente a diario, haga frio o calor, las ventajas que se obtienen son incalculables, como digo.

Debo decir que ha habido fases de mi vida que me lo tomaba muy en plan competitivo, hasta el punto de marcarme unos objetivos, unas metas, unos cronos en las distintas distancias desde los cinco kilómetros a la maratón (42 km), así como la persecución de podios y disputar por la victoria.

No obstante, es mi deber confesar que, si bien conseguí muchos de mis propósitos, rebajé mis tiempos y alcancé unos objetivos más que respetables para mi nivel (no profesional), no disfrutaba del día a día ni de los entrenamientos ni de la competición, puesto que la cabeza estaba dirigida única y exclusivamente al reloj, y a luchar contra el binomio “tiempo-distancia”, hasta el punto que llegó a ser algo patológico e incluso estresante.

Ya con posterioridad, y en razón de la edad, me propuse seguir haciendo deporte a diario, sin mayores objetivos, y debo admitir que empecé a disfrutar de esta actividad como antes no lo habia hecho. Escucho a mi cuerpo sin exigirme demasiado, nada de cronos, ni dietas, ni renunciar a tantas cosas (series rápidas a 180 pulsaciones), de tal forma que me permite tener una calidad de vida en todos los sentidos totalmente satisfactoria, y como decía al principio indispensable. Esto es lo que se conoce como “Deporte-Salud”, lema que tengo grabado a fuego desde hace casi veinte años.

El pasado domingo día 12 de Febrero, participé en la Carrera de las Empresas de Torrelavega, y en el calentamiento coincidí con un viejo amigo de batallas, Fernando Sainz, de Cabezón de la Sal, y comentamos lo afortunados que somos al poder estar a nuestra edad ya en la salida, disfrutar sin objetivos, aun dándolo todo, y luego tomar una cerveza sea cual fuere el resultado.

Sin embargo, una vez finalizada la prueba, ya en el aparcamiento, una persona de la organización me comunica que un atleta se encontraba tumbado en el suelo, en los aledaños del Asilo de Torrelavega. Me acerco veo a un atleta en ropa corta, sin cambiar, con la bolsa y la medalla de haber participado en la prueba de 10 h. Un matrimonio mayor me comenta que le vieron caer y desplomarse al suelo contra unos contenedores, al que las unidades móviles UVI estaban intentando reanimar, con las rodillas sangrando, lo que no pintaba bien. Al parecer le pudo dar una especie de infarto, y espero que se haya repuesto, aunque le está costando.

No me parece justo que pasen estas cosas, y menos a una persona joven, en torno a 35 años, entrenada, que se cuida y que estoy seguro lleva una vida sana le pasen estas cosas, pero desgraciadamente pasan, pero ello no obsta a que el deporte, en su justa medida, sea una actividad sana, recomendable, pero con la moderación adecuada.

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último