16.3 C
Santander
domingo, septiembre 26, 2021
spot_img

“DE CIGÜEÑAS y de LOBOS”

Por cambiar de asunto y salir de las vicisitudes políticas, sanitarias y económicas, quiero desde estas líneas hacer un pequeño homenaje a la población cántabra de cigüeñas que desde tiempo inmemorial, año tras año y generación tras generación, nos visitan con puntualidad británica a finales de enero y en vísperas de San Blas (3 de Febrero) por aquello del refrán por San Blas a la cigüeña verás y si no la vieres, año de nieves.  

Aunque la cigüeña prolifera en toda Europa, tengo la fortuna de haber nacido cerca de dos asentamientos de esta especie muy emblemáticos en Cantabria, como es el de Villascusa (Campoo) y el de Reinosilla (Valdeolea), pues siempre me ha llenado de alegría ver como en pleno invierno y adentrado enero estas impenitentes aves, al margen de los temporales o vicisitudes varias, como la “gripe aviar”, y ahora el covid (desconocemos la incidencia que sobre ellas pueda tener), suelen visitarnos año tras año como tradición postnavideña para alegrar y dar vida nuestros valles con su fina pero esbelta estampa en blanco/negro con sus largas patas y pico rojo, el pardo invierno después de haber realizado un larguísimo viaje, cruzando parte de África, el mar Mediterráneo y la península ibérica para quedarse entre nosotros unos cuantos meses. 

Su primera tarea consiste en restaurar el nido, que ha soportado fuertes vientos, lluvias y temporales de agua, nieve y granizo desde su marcha (entrado el verano) con el fin de procrear a sus polluelos que quedarán definitivamente marcados en su ADN su lugar de origen y vinculados a esta tierra. 

Ayer, mientras estaba disfrutando de la práctica del running (correr por campo y montaña) en Valdeolea me llené de emoción en un día primaveral al ver manadas de entre quince y veinte cigüeñas acampadas en nuestros pastos, buscando insectos o gusanos para alimentarse y coger energías para la inminente procreación y crianza. Cuando me acercaba a unos metros tratando de interactuar con ellas, la o el líder del grupo alzó el vuelo seguida por el resto alejándose de todo vestigio humano, pero yo disfrutaba viendo  su elegante despegue y planeo en perfecta sinfonía formando parte de este paisaje hasta finales de Julio, fecha en la que deciden regresar a África con sus retoños ya criados, para continuar alimentándose en aquel continente o en el sur peninsular. 

Esta visita, este año especialmente me ha resultado más gratificante y esperanzadora que nunca por razones obvias, al ver como estos animales siguen su curso biológico natural atendiendo a sus leyes inefables han resultado ajenas a todas las vicisitudes que en estos momentos azotan al género humano, transmitiendo un mensaje de normalidad, de que la vida sigue, y de que todo pasa y acabara restableciendo la sensatez de la naturaleza. Esperemos que este orden natural se traslade al orden humano

Y a propósito de que Cantabria, y el sur de la región especialmente en Valdeolea, con las cigüeñas cohabita también el lobo, al que pocas veces se ha visto (yo una vez y de lejos, se entiende al aire libre– sin contar los de Cabárceno y  del zoo de Santillana hay ejemplares). Por eso y dado que últimamente se está generando un debate innecesario sobre tan singular animal (tratado en el Parlamento), a mi juicio totalmente improcedente, vaya mi pequeño homenaje al mismo.

Vaya por delante que no solo soy defensor de la especie sino también un ferviente admirador por su tradición, sino que ha alcanzado dimensiones casi mitológicas no solo en la literatura, sino en el cine, no solo en el genero de la licantropía, sino en otras varias incluso en el clásico navideño de “Polar express” donde se constata su presencia.

 

Seamos serios, el lobo no es un problema esencial para el campo ni para la ganadería, que debería encontrar la culpabilidad de sus males estructurales en otros ámbitos, como en discutibles políticas agrarias, brucelosis, cupos y control de precios lácteos etc. etc., pero no cebarse desmesuradamente con el lobo, porque ¿cuantas ovejas mata el lobo al cabo de año? (las vacas o caballos no están en su dieta, salvo las crías, por razones obvias de tamaño), muy pocas, y con un insignificante valor analizado todo ello en su conjunto, por lo que el daño del lobo es más el ruido que las nueces. De hecho en países de centro Europa se tiene asumida su presencia a pesar de estos costes porque equilibra el ecosistema de forma natural. 

El lobo cuando ataca puntualmente a una oveja lo hace por extrema necesidad y lo hace porque los cazadores han invadido su espacio están acabando con su comida natural (corzos, venados, jabalíes), por tanto es lógico que tenga que acercarse a los asentamientos humanos y atacar como instinto primario a los rebaños o a la comida que encuentre porque los humanos (valga la redundancia) se la están quitando de forma indirecta privándoles de su menú, y también de forma directa mediante batidas específicas. 

El enemigo del ganadero esta en los mercados, concretamente en los mayoristas que manejan los precios a su conveniencia, y en todas las derivadas propias del sector, extrapolable también a los productos agrícolas, pero no en el lobo como único culpable de sus males. 

Por tanto, creo que deben redireccionar sus pretensiones en otro sentido, y dirigirlas a estratos más altos, y sobre todo a la caza como máxima responsable a los que se debería sino prohibir, restringir y penalizar con impuestos, toda vez que es una actividad lúdica, innecesaria, superflua, y a mi juicio macabra, y si se causa daño al rebaño, que exijan una compensación a quien proceda pero protejamos al lobo. 

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

1 Comentario

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último