15.1 C
Santander
martes, junio 22, 2021

“2020 AÑO BISIESTO AÑO DE MAL GESTO”

Se nos ha ido el fatídico 2020, y como dice el refranero “año bisiesto año del mal gesto”, y efectivamente este año se han cumplido fielmente y con creces los malos presagios que barruntan estos detalles de la sabiduría popular y ya prácticamente desde su inicio en el mes de febrero apareció la manida “pandemia” causada por el maléfico virus Covid 19.

Mucho se ha escrito, y dicho, al respecto, por lo que no voy caer en tópicos sobre este autoinvitado del año, que está dejando un reguero de víctimas, secuelas y daños colaterales en todos los ámbitos que difícilmente vamos olvidar y superar, pero me gustaría al menos dejar una serie de reflexiones personales a modo de conclusiones con las que yo me he quedado hasta la fecha. Algunas de ellas que se me ocurren:

  • Nos ha tocado el peor gobierno y en las peores circunstancias y escenario posibles.
  • Los gobiernos a través de este experimento han encontrado la herramienta propicia para doblegar a las masas:  a través y por medio del “miedo” (a perder la salud), para persuadirnos y “convencernos” que lo mejor es permanecer encerrados en casa de paso y cambiar nuestros hábitos. Los términos “alarma” y “confinamiento” están siendo los más utilizados.
  • Han camelado a los medios, se ha perdido por completo la imparcialidad de los mismos mediante una interesante confluencia de intereses, subvenciones directas, y un exorbitado consumo de los medios, utilizados por el poder para aislarnos en nuestros domicilios, a cambio de jugosas subvenciones.
  • Las multinacionales, tecnológicas  y logísticas, hicieron caja, quintuplicaron sus beneficios con el Covid. La pregunta de ¿a quien beneficia esta situación? sobra. La respuesta nos la da el diario El País precisamente el día 31.XII.2020, con el titular “Una veintena de acaudalados han multiplicado sus beneficios con el covid un 24%. Ellos solos acumulan 1,77 billones de Dólares.” A la cabeza Jep Bezos (Amazon, y los que todos sabemos de la lista).
  • Los gobiernos, a través de los medios, han hecho un reality del mal secuenciando los infectados y muertos  del covid a cada hora de cada día, no del resto de enfermedades.
  • Demagogia gratis: Nos hablan de cifras y ayudas multimillonarias (más de 150.000 millones de euros en la primera rueda de prensa), que difícilmente acaban llegando a los ciudadanos y pequeños empresarios, con infinidad de trámites y requisitos,  sin que pase nada; peligroso experimento (las urnas quedan aún lejos, más de 3 años).
  • Se ha usado y abusado del Decreto, incluso para vulnerar cerca de media docena de Derechos Fundamentales, sin tampoco ninguna consecuencia: el miedo a la salud justifica cualquier desaguisado.
  • Nos hemos adormecido. Las medidas incongruentes, no es que, desgraciadamente, no pasen factura política como indicando -según indican las encuestas-, pero es que ni siquiera, y esto es lo dramático, sirven ni a los políticos ni a los sanitarios para reconducir la situación.
  • Nos están metamorfoseando no solo  nuestros hábitos sino nuestra morfología: la mascarilla es la única prenda imprescindible para salir a la calle.
  • Se ha instalado la incomunicación y la desconfianza al tratarnos como potenciales enemigos de nosotros mismos como portadores del maldito virus, siendo muy habitual cruzar la acera para no rozarnos. Inaudito.
  • El covid, según todo el mundo afirma y así lo estamos comprobando, ha certificado un cambio de ciclo, radical y ultrarrápido mediante lo que se denomina nueva normalidad (seis meses más de estado de alarma, con mutaciones interminables de cepas, a pesar de que la vacuna está aquí) aislando al individuo, imponiéndole horarios de entrada y salida, número de amigos -comensales-, confinándole en casa, con teletrabajo, tele ocio y tele consumo, etc. etc. convirtiéndonos en auténticos autómatas. El futuro ya es presente.
  • Intervención y censura de las redes. Ya estamos todos controlados   monitorizados, las grandes multinacionales ya conocen nuestras apetencias, y los algoritmos están haciendo su trabajo para atender nuestra satisfacción acorde con sus propuestas.
  • La distancia social se traslada al campo espiritual, ya ni siquiera nos llamamos por teléfono, solamente nos comunicamos mediante el frio wasap y/o de imagen (Instagram).
  • Nos impiden movilizarnos, manifestarnos y no pasa absolutamente nada.
  • Nunca ha existido un ataque a los pilares centrales del Estado, como es la unidad territorial o la Corona (además de nuestras libertades) y la gente sigue adormecida.´
  • Las penurias del Covid, encubren y “justifican” medidas incongruentes e injustas para la sociedad, como son las injustificables subidas brutales de impuestos directos e indirectos, a pesar de que no existe actividad (la básica) y pasa desapercibido pues lo importante son las cuitas de Paquirrín y la Pantoja.
  • Nos consideran irresponsables  o poco menos que idiotas, y que solo aprendemos con sanciones, y tampoco pasa nada. (Solo interesa nuestro voto)
  • La ciencia falló en la detección y propagación del covid, y también -todo hay que decirlo- ha reaccionado en tiempo record para desarrollar la vacuna. Una de cal y otra de arena. Esto admite muchas lecturas. Nos quedamos con la positiva. La vacuna ya está aquí, pero ¿será suficiente para evitar este cambio de ciclo en la humanidad, o …vaya usted a saber si con el peligroso arma del “miedo” estamos definitivamente avocados a la vida monacal, aduciendo nuevas mutaciones o nuevas cepas?……
  • La ciudadanía es más inteligente de lo que nos consideran los responsables políticos, y más solidaria, pues ha dado muestras en un 99,99 % de sensibilidad, acatamiento y solidaridad a pesar de este desaguisado, y a la vista está que están respondiendo con los sectores más vulnerables, con hechos, no con palabras ni mentiras, y con puntuales y reiterados aplausos a los sanitarios.  Esta es la lectura que debemos extraer.
  • Creo que es momento de exigir responsabilidades no solo políticas a los políticos, e invertir las reglas que nos han impuesto, no ya de tipo punitivo (al contrario de lo que nos hacen), pero sí restrictivo mediante sanciones y responsabilidades económicas a los Políticos y Altos Cargos.
  • El arte, y el hecho de “gobernar” (recordamos que es un acto voluntario), cuando se hace sin sensatez, sin un verdadero asesoramiento no interno sino también externo, es de una total irresponsabilidad  no puede ser gratuito.
  • Dicho aserto vale para nuestra Comunidad Atónoma de Cantabria, pues el actual (des) Gobierno nos está llevando a la deriva cuesta abajo y sin frenos, y más con el brutal e infundamentado cierre de la hosteleria con la que se están cebando de forma exclusiva  sin datos sanitarios mínimamente solventes que confirmen científicamente que esta sea el foco de infección más importante, pues lleva mes y medio cerrada y los contagios se incrementan -según sus indicaciones para prologar el cierre-  lo que evidencia que allí no esta la causa. Esta es la percepcion de la mayor parte de la ciudadanía de nuestra comunidad con gran indignación hacia el Presidente Revilla (por cierto negociando su sucesión en una terraza cerrada y sin las medidas de seguridad que nos exige al resto) en quien se focaliza la responsabilidad aunque en un alarde de cobardía quiere desplazar al Consejero (por supuesto también co-responsable). Todas estas incongruencias, y lo que es peor, su incapacidad para sacar la Comunidad adelante a sus casi 80 años debe dejar inmediatamente el cargo que ocupa y dimitir por honestidad política al igual que su consejero de sanidad (que no puede permanecer ni un día más, salvo que quiera seguir cobrando un inmerecido sueldo), y no debemos confundir populismo (pues Revilla es una especie de pequeño Nicolás que se hizo mediático con los chismorreos de la boda del Rey, mutando de político a sowman) con solvencia para gobernar y no la tiene. Su gestión y su balance cuando lo deje será totalmente pobre, yo diría que inexistente, para nuestra Comunidad.

En fin, estas son algunas de las lecturas que he podido hacer de esta singular, y dramática situación.

Publicidad

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último