20.8 C
Santander
lunes, junio 17, 2024

Mensaje navideño del Rey directo a Sánchez al reivindicar la Constitución, la unidad de España y la Corona

Publicidad

El mensaje de Navidad del Rey Felipe VI ha ido directo al presidente del Gobierno Pedro Sánchez, al reivindicar la Constitución, la unidad de España y la propia Corona ante la amenaza del Gobierno y sus socios independentistas catalanes cuyo principal objetivo es destruir el actual modelo de convivencia en el país.

Probablemente sea el discurso más importante del Rey después del que hizo el 3 de octubre de 2017 tras el referéndum ilegal celebrado en Cataluña, ya que Felipe VI lanzó duras advertencias al Presidente del Gobierno, al defender la separación de poderes y la permanencia de la ‘ley de leyes’ porque «Fuera del respeto a la Constitución no hay democracia«.

El inicio del discurso fue para la situación económica que vivimos en estos momentos reconociendo «dificultades económicas y sociales» que afectan a la vida diaria de los españoles y que son «preocupación para todos» en relación con el empleo, la sanidad, la calidad de la educación o el precio de los servicios básicos.

La parte central de su discurso fue la defensa de la Constitución española y la separación de poderes señalando que «son muchas las cuestiones concretas que me gustaría abordar con vosotros hoy, si bien esta noche quiero centrarme en otras que también tienen que ver con el desarrollo de nuestra vida colectiva», en clara referencia a «la Constitución y a España», al realizar una férrea defensa cuando está siendo más cuestionada que nunca por el actual Gobierno y los partidos que lo apoyan en esta legislatura.

El Rey recordó que «este año nuestra Constitución ha cumplido 45 años» y que la Princesa de Asturias juró la Carta Magna el pasado 31 de octubre. Durante todo este tiempo, destacó, «ha estado presente ininterrumpidamente en nuestras vidas» y «es, sin duda, el mejor ejemplo de la unión y convivencia entre españoles«.

«En España todo ciudadano tiene derecho a pensar, a expresarse y defender sus ideas con libertad y respeto a los demás». Pero, añadió, «la democracia también requiere unos consensos básicos y amplios sobre los principios que hemos compartido y que nos unen desde hace varias generaciones», señaló el Rey en relación a la convivencia.

Felipe VI dejó claro que gracias a la Constitución, «conseguimos superar la división, que ha sido la causa de muchos errores de nuestra historia; que abrió heridas, fracturó afectos y distanció a las personas». Por eso, advirtió, «evitar que nunca el germen de la discordia se instale entre nosotros es un deber moral que tenemos todos», en un contexto de polarización y crispación política como el actual en España.

El Rey continuó indicando sobre la Constitución que «no solo como valor democrático de presente y de futuro, sino también como instrumento y garantía imprescindible para que la vida de los españoles pueda seguir discurriendo con confianza, con estabilidad, con certidumbre». Y lanzó un aviso para los que quieren reformarla: «Es evidente que para que la Constitución desarrolle plenamente su cometido no solo requiere que la respetemos, sino también que conservemos su identidad» y «preservemos su integridad como lugar de reconocimiento mutuo, de aceptación y encuentro aprobado por todos los españoles, como legítimos titulares que son de la soberanía nacional».

El monarca dejó un mensaje muy claro al Gobierno y sus socios y es que «Fuera del respeto a la Constitución no hay democracia ni convivencia posibles; no hay libertades sino imposición; no hay ley, sino arbitrariedad. Fuera de la Constitución no hay una España en paz y libertad».

A continuación, el monarca recordó que, con el ‘sí’ a la Constitución hace 45 años, «aprobamos una visión compartida de España que reconoce el derecho de totos a sentirse y a ser respetados en su propia personalidad y en su cultura; con sus lenguas, tradiciones e instituciones». En este punto, destacó que «la razón última de nuestros éxitos y progresos en la historia reciente ha sido precisamente la unidad de nuestro país, basada en nuestros valores democráticos y en la cohesión, en los vínculos sólidos del Estado con nuestras Comunidades Autónomas y en la solidaridad entre todas ellas».

En plenas reivindicaciones de los independentistas catalanes de un referéndum de autodeterminación, Felipe VI afirmó que «no tengo duda de que la unidad será también la clave para que podamos afrontar con éxito los serios y complejos retos de futuro a los que España se enfrenta hoy».

Para abordar ese futuro, el monarca recordó que «todas las instituciones del Estado tenemos el deber de conducirnos con la mayor responsabilidad y procurar siempre los intereses generales de todos los españoles con lealtad a la Constitución».

Defendió, a continuación, la separación de poderes, amenazada durante los últimos meses por el desembarco de afines de Sánchez a instituciones clave como la Fiscalía General del Estado o el Tribunal Constitucional: «Cada institución, comenzando por el Rey, debe situarse en el lugar que constitucionalmente le corresponde, ejercer las funciones que le estén atribuidas y cumplir con las obligaciones y deberes que la Constitución le señala».

Además, y después de semanas de ataques de algunos miembros del Gobierno y sus socios a los jueces, advirtió que «debemos respetar también a las demás instituciones en el ejercicio de sus propias competencias y contribuir mutuamente a su fortalecimiento y a su prestigio. Y finalmente debemos velar siempre por el buen nombre, la dignidad y el respeto a nuestro país».

Por último Felipe VI señaló que «Deberíamos tomar mayor conciencia del gran país que tenemos, para así sentirlo más y cuidarlo entre todos. Así podremos cumplir mejor con la obligación de la que hablé hace unas semanas en las Cortes, la de garantizar a las jóvenes generaciones el legado de una España unida, cohesionada, con voluntad de entendimiento y sólida en sus convicciones democráticas», en un claro gesto de invitarnos a reflexionar.

«España seguirá adelante. Con determinación y con esperanza, lo haremos juntos; conscientes de nuestra realidad histórica y actual, de nuestra voluntad como Nación, En ese camino estará siempre la Corona, no solo porque es mi deber como Rey, sino también porque es mi convicción», indicó el Rey.

Acabó su mensaje deseando una feliz Nochebuena en su nombre, en el de la Reina y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, Felipe VI agradeció el trabajo de los servidores públicos que trabajan esta noche, y felicitó las fiestas, como es tradición, en castellano, euskera, catalán y gallego.

Publicidad
spot_imgspot_img

ENCUESTA:

¿Qué te parece la ley de amnistía?

Cargando ... Cargando ...
Artículo anterior
Artículo siguiente

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último