18 C
Santander
jueves, octubre 6, 2022

Los policías que detuvieron a María Sevilla dicen que  los dos niños que estaban en la casa parecían «lobos» y les llegaron a «oler»

Los niños estaba sin escolarizar y llevaban meses sin tener asistencia sanitaria. La madre les daba clases en una especie de cuarto de juegos donde les trasmitían los mensajes evangélicos con cuadernillos espirituales

El indulto otorgado por el Gobierno de Pedro Sánchez, a la madre que secuestró a sus hijos, la presidenta de Infancia Libre, María Sevilla, ha hecho que una gran parte de la sociedad se haya indignado con este situación y ya se habla de la parcialidad del Ejecutivo sanchista a la horade otorgar esta medida de gracia, sobre todo en el caso de las mujeres al ampro de un falso feminismo como también fue el caso de Juana Rivas.

Los policías que entraron en la casa donde se ocultaba María Sevilla encontraron un panorama «desolador». Los dos niños que estaban en la casa parecían «lobos» y llegaron a «oler» a los agentes de la Policía Nacional que detuvieron a su madre por secuestro. Llevaban semanas ocultos entre grandes medidas de seguridad pero el extraordinario trabajo de los agentes adscritos a la Policía Judicial de Plaza Castilla propició que se consiguiera dar con su paradero, según relata vozpopuli, tras consultar fuentes policiales.

PEDANIA

Los hechos se remontan a marzo de 2017. En esa fecha, María Sevilla se trasladó de Madrid a Granada con el hijo, que por aquel entonces tenía 11 años, que tiene en común con su expareja, Rafael Marcos. No le consultó y la justicia otorgó la custodia del menor al padre en diciembre de ese año, relata vozpopuli.

La mujer se encontraba en busca y captura desde septiembre de 2018 por incumplir esta sentencia judicial. Los agentes de la Policía Judicial estuvieron únicamente dos meses con las investigaciones. En un primer momento investigaron una pista en Granada ya que la vicepresidenta de Infancia Libre, Rocío de la Osa, era de allí. Después centraron sus pesquisas en Sevilla La Nueva, un municipio madrileño por donde se movía Sevilla.

De esta forma llegaron hasta una pedanía de 6.000 metros cuadrados en la localidad conquense de Villar de Cañas. Allí, los agentes compraron que se encontraba escondida en una urbanización despoblada y totalmente vallada. Sevilla estaba oculta con su hijo, su actual pareja y una hija que tienen en común.

Los niños solo podían salir de la casa media hora al día. Los agentes rodearon la casa en un dispositivo durante cuatro días para reunir las pruebas suficientes y que el juzgado pudiera otorgar la orden de entrada y registro en su interior. Habían instalado una cinta opaca de color azul para que no se pudiera ver lo que sucedía dentro de la casa.

Con la orden correspondiente, los agentes consiguieron acceder a su interior el sábado 30 de marzo de 2019. «Tenían un perro de la raza pitbull que redujimos sin ningún problema. Al ver a los niños parecían ‘niños lobo’. Llegaron a oler a los funcionarios», explican fuentes de la investigación a Vozpópuli.

Los niños estaba sin escolarizar y llevaban meses sin tener asistencia sanitaria. La madre les daba clases en una especie de cuarto de juegos donde les trasmitían los mensajes evangélicos con cuadernillos espirituales. «Había gran carga de adoctrinamiento en los niños. Cuando les llevamos en el coche de vuelta estaba totalmente en shock», detallan estas fuentes.

La investigación para dar con la localización de María Sevilla pasó por diferentes unidades de la Policía Nacional pero finalmente fue la Policía Judicial de Plaza Castilla, la que dio con el paradero de la familia. Después volvió el niño al cuidado de su padre.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último