16 C
Santander
sábado, mayo 28, 2022

La Justicia exige al Gobierno el informe que avala otra dosis al mes de haberse infectado

La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional admite a trámite el recurso interpuesto por el abogado Curro Nicolau contra la decisión de Sanidad de poner una dosis de refuerzo cuatro semanas después de infectarse por Covid

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso interpuesto por el abogado valenciano Curro Nicolau contra la decisión del Ministerio de Sanidad de inocular una dosis de refuerzo justo a las cuatro semanas de haberse infectado de coronavirus y reclama al Ejecutivo que entregue los informes y expedientes que justifican esta nueva estrategia para que lo aporten en un plazo máximo de cinco días.

Así consta en una diligencia de ordenación de este órgano judicial según informa el diario digital Vozpopuli en la que la Audiencia Nacional en el que el letrado Curro Nicolau en su escrito expone que esta nueva estrategia aprobada por el Ministerio de Sanidad vulnera el derecho fundamental de protección de la salud que se recoge en el artículo 43 de la Constitución relativo al derecho a la protección de la salud.

En su recurso, Nicolau expone que resulta «palmario» que el Ministerio que dirige Carolina Darias no había aportado ningún dato científico para que en España se siguiera con dicho criterio en la vacunación en caso de reinfectados. Al respecto dice que puede ser «contraproducente» para la salud de las personas una dosis de refuerzo en un periodo de cuatro semanas después de obtener una prueba PCR negativa del virus. «El criterio adoptado en la Estrategia de Vacunación citado carece de respaldo científico y, por tanto, de motivación».

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite su recurso y requiere «con carácter urgente» al órgano administrativo correspondiente para que en un plazo máximo de cinco días remita el expediente acompañado de informes y datos que estime oportunos en relación a esta nueva medida. La falta de envío de estos documentos no suspenderá el trámite del recurso.

Nicolau solicita que se suspenda la vigencia de la orden. Según razona, concurren todos los presupuestos ya que, pese a la gravedad del virus, las medidas sanitarias «deben estar justificadas y amparadas en base a criterios científicos». De lo contrario, dice, se podría poner en peligro la salud de millones de personas en España.

La medida adoptada por el Ejecutivo recogía que se administrará una dosis de recuerdo en las personas que se hayan contagiado de coronavirus al menos a las cuatro semanas del diagnóstico de la infección y a partir de los seis meses si la última dosis administrada fue con vacuna de ARN mensajero como Pfizer y Moderna.

En cambio si la vacuna fue de vector de adenovirus (como la de Janssen), el periodo es a partir de los tres meses. Sanidad fijó que se incluyen en este grupo a todas las personas que hayan dado positivo en PCR, test de antígenos y prueba serológica.

El letrado precisa que se está infringiendo un derecho fundamental y que existe doctrina del Tribunal Constitucional sobre el derecho a la protección de la salud. Al respecto recuerda que el tribunal de garantías ha sentenciado que se halla muy ligado a otros atributos esenciales también recogidos en la Carta Magna como el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica. «La Constitución establece en relación a los derechos sociales, un núcleo esencial, indisponible por el legislador», reza el recurso interpuesto en la Audiencia Nacional.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

1 COMENTARIO

  1. Es legítimo que se cuestionen las normas que no tienen base científica pero España sigue las directrices impuestas por Úrsula y Fauci y son a ellos a quienes cabe cuestionar por las atrocidades que se están cometiendo con las vacunas experimentales de ingeniería genética mRNA. Es cierto que es una insensatez vacunar a personas que acaban de pasar la enfermedad porque ya han adquirido una inmunidad natural por recuperación y porque se les está sometiendo a un riesgo innecesario. Desgraciadamente hay muchos países que siguen políticas acientíficas que únicamente tienen por finalidad perjudicar a los no vacunados y que no reconocen la inmunidad natural adquirida tras superar la enfermedad. Por ello si España no ofreciera vacunación a los que acaban de recuperarse implicaría que estas personas tendrían dificultad para viajar a países como el Reino Unido que fuerza la cuarentena y tests a los viajeros recuperados aún sabiendo que las PCR pueden arrojar resultados positivos hasta 90 días después de la recuperación y que las estadísticas y cientos de estudios demuestran que la inmunidad natural adquirida por recuperación es muy superior a a inmunidad inducida por las vacunas. Además es un sinsentido que los certificados de recuperación caduquen a los seis meses y que los de vacunación no tengan fecha de caducidad. Tampoco es lógico que se hagan distinciones entre vacunados y no vacunados cuando ambos pueden contagiarse y diseminar el virus. La inmunidad que se adquiere por recuperación es frente a todo el virus mientras que las vacunas de mRNA solamente producen anticuerpos frente a las espículas del virus y las estadísticas demuestran que el número de reinfectados es muy inferior al número de vacunados infectados. También es una insensatez que se vacunen a los niños porque los riesgos no justifican los beneficios como proclama Robert Malone, el experto que ha sido silenciado y a quien se debería escuchar. Con Ómicron la enfermedad no es más que un resfriado y debería aprovecharse la oportunidad para conseguir que la población obtenga una inmunidad natural que permitirá el fin de la pandemia, pero desgraciadamente siguen implementándose políticas insensatas cuya única finalidad es conseguir que todo el mundo se inyecte un producto experimental que pierde eficacia a los tres meses y del que se desconocen los efectos adversos a largo plazo. La baja letalidad de la sexta ola se debe a que una gran parte de la población ya ha adquirido inmunidad natural por recuperación, porque se sabe tratar mejor la enfermedad, y porque las nuevas variantes no son tan peligrosas.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Permite que se te muestren anuncios en nuestra web.

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro medio.