6 C
Santander
viernes, febrero 3, 2023

Feijóo vuelve a recular y no quiere hablar de la moción de censura planteada por Vox

Desde el PP señalan que «no vamos a ofrecer a Sánchez una victoria parlamentaria que le fortalezca»

spot_imgspot_img

Está claro que el PP, ni su líder, Alberto Núñez Feijóo, quieren un enfrentamiento directo con Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados, y prueba de ello es que han descartado de momento unirse a la moción de censura planteada por Vox, este pasado viernes, ante el ataque a la Justicia y concretamente el Tribunal Constitucional del Presidente del Gobierno, con el cambio de elección de magistrados para imponer una mayoría progresista en el Alto Tribunal español.

Fuentes de la dirección de Alberto Núñez Feijóo sostienen que «no vamos a ofrecer a Sánchez una victoria parlamentaria que le fortalezca», porque ello sería «contraproducente», pero lo cierto es que da la sensación que no están muy convencidos de los enfrentamientos directos con el Presidente del Gobierno que ha tenido hasta ahora e el Senado y que las encuestas no sólo se han estancado sino que empiezan a retroceder para los populares.

«A día de hoy, no hay una mayoría parlamentaria para sacar adelante una censura», es la excusa que ponen desde el PP, e insisten en que «ojalá saliesen las cuentas», ya que de ser así, afirman, presentarían dicha moción ante una situación «insostenible», pero la moción de censura planteada por Vox, por un lado paralizaría durante un tiempo las iniciativas de Sánchez, en el Congreso y por otro se trataría de ponerle en evidencia delante del electorado español.

Desde el PP siguen fiándolo todo a las elecciones autonómicas y municipales de mayo, donde esperan que si existe una «una mayoría social de españoles que están hartos de Sánchez y que lo censurarán en la primera ocasión que tengan en las urnas», y apuntan a que si algún diputado del PSOE «decide no seguir a Sánchez en esta deriva», estudiarían esa opción «de inmediato».

Eso sí, Feijóo, calificaba este viernes a Sánchez como «el presidente más autoritario de la democracia española» y añadió que «llegó a La Moncloa agitando la bandera de la anticorrupción y la ejemplaridad. Hoy pone la alfombra roja a los condenados corruptos del procés, rebajando la malversación, y cambia las reglas del juego para asaltar el Tribunal Constitucional».

Mientras, Santiago Abascal, por parte de Vox e Inés Arrimadas por parte de Ciudadanos, salían a la palestra para apoyar esa moción de censura a Pedro Sánchez.

Abascal, consciente que no tienen mayoría para sacarla adelante cree que «es el deber de toda la oposición presentarla», porque «todos los diputados del Congreso deben retratarse ante este nuevo golpe a la Constitución», insistiendo en que el deber de su partido es «dejar constancia nacional e internacional de los verdaderos actos y planes del señor Sánchez y de sus aliados».

Por su parte Inés Arrimadas, emplazó directamente a Feijóo como jefe de la oposición a encabezar una moción de censura contra Sánchez, ya que, según enfatizó, es la «única manera» de que el presidente del Gobierno «salga a dar la cara» y su «autogolpe» tenga «repercusión internacional», en lugar de ser «una noticia más dentro de un puente».

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último