16 C
Santander
viernes, mayo 27, 2022

Escándalo por los 56 números de la Loteria de Navidad cantados que no pueden cobrar

La justificación de Loterias y Apuestas del Estado que dan es que cuando estas cifras no aparecen en la lista oficial es porque se han mencionado por error por los niños de San Idelfonso

No es el primer año que ocurre que se pone en entredicho el Sorteo de la Loteria de Navidad, y este año de nuevo vuelve a estar bajo sospecha. Al menos 56 números del pasado sorteo de diciembre que fueron cantados por los Niños de San Ildefonso no constan ahora como premiados en la lista oficial de Loterias y Apuestas del Estado, en su lugar aparecen otros parecidos y los agraciados que tenían esos números no logran cobrarlos porque no constan en el listado oficial que ya han reclamado oficialmente.

Al parecer, uno de los presuntos ‘agraciados’ había comprado 52 décimos del número 59 395. Escuchó como lo cantaban el pasado 22 de diciembre los niños de San Ildefonso y que le correspondía una pedrea.

El problema fue cuando acudió a la administración y le negaron el pago de dicho premio, algo que le resultó muy extraño. El que sí había conseguido un pellizco fue el 59.393. Oficialmente no había salido dicho número del bombo de la Lotería de Navidad. Se trataría de un error de los niños que lo cantaron, pero los perjudicados lo consideran toda una estafa.

Después de denunciar esta situación han comprobado que no son los únicos afectados. Y es que habría unos 56 números que estarían en una situación muy parecida.

Los responsables del sorteo aseguran que todo se hace bajo el control de un notario. La justificación que dan es que cuando estas cifras no aparecen en la lista oficial es porque se han mencionado por error.

Los abogados de los agraciados con estos décimos consideran que existe un vacío legal en este sistema, que no funciona con total garantías. De hecho, han presentado una reclamación administrativa por los 56 casos detectados.

El funcionamiento de los números premiados es muy sencillo. Disponen de una mesa auxiliar que se encarga de verificar tanto el premio como el número en cuestión. Una vez que se completa una tabla, vuelven a ser revisados los premios mayores por la mesa de presidencia.

Cuando finaliza el sorteo es cuando se confirman los números y premios de las distintas tablas. Para concluir, la Fábrica de Moneda y Timbre repasa de nuevo las cifras para poder elaborar la lista definitiva.

Insisten en que se tratan de errores humanos. Durante una jornada, como la del 22 de diciembre, se cantan miles de números, y posiblemente se den muchos casos así. Lo que realmente importa es el número que salga en la bola, no el que mencionen los niños de San Ildefonso durante el acto. Aseguran que no es posible dar el premio por duplicado.

Lo más probable es que este pequeño fallo de la Lotería de Navidad quede en una simple anécdota. El problema es que a los posibles afortunados no les ha hecho demasiada gracia la cuestión. Están dispuestos a recurrir a los tribunales para cobrarlo.

No podemos olvidar el año que las bolas cayeron por todo el escenario del Palacio de Loterías, mientras los encargados recogían una a una las bolas sin saber dónde meterse.

Está claro que este sorteo nunca ha estado exento de polémica, pero lo que hace el caso más sospechoso es que ya no hablamos de hechos aislados, y cada año hay un problema nuevo con este controvertido sorteo.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Permite que se te muestren anuncios en nuestra web.

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro medio.