19.1 C
Santander
martes, junio 25, 2024

Ana Botín comienza a introducir a sus hijos en la gestión del patrimonio familiar

Tatiana Shin gestiona parte de la fortuna familiar Es la primera nieta de Emilio Botín que administra una de las compañías de la estirpe con las que controlan el banco Santander

Publicidadspot_img

El diario The objective se está especializando en noticias sobre Cantabria. Por su interés reproducimos esta información.
• Fernando Tadeo
@[email protected]

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha traspasado a su hijo
mayor, Felipe Morenés, una de sus sociedades patrimoniales, Inversora
Oquendo. La banquera ha dejado de ser socia de esta firma, dedicada a la gestión inmobiliaria y de fincas agrícolas, y su progenitor se ha convertido en accionista único, según ha podido saber THE OBJECTIVE.

Hasta principios de este mes de enero, Ana Botín era dueña mayoritaria de
Oquendo a través del holding Pérgamo Inversiones, al ostentar un 93,8% del
capital. El otro 6,18% estaba en manos de otro socio minoritario, de acuerdo con la información del registro de datos de Insight View.

La firma traspasada contaba con un patrimonio de 19,1 millones de euros a
finales de 2021, fecha de los últimos datos disponibles. Un valor prácticamente
idéntico al que Pérgamo ha reducido su capital social recientemente. Con ello,
esta instrumental de Ana Botín ha rebajado un 90% sus recursos propios, hasta los 2,3 millones.

El paso dado por la presidenta del Santander es un nuevo movimiento en la saga
familiar cántabra para que la nueva generación empiece a tomar el control de la
fortuna, tal y como publicó este periódico. El año pasado una de la sobrinas de Ana Botín, Tatiana Shin, se convirtió en administradora única Nueva Azil, sociedad que forma parte del pacto de sindicación de accionistas de la familia en el banco cántabro. Esta compañía posee 9,132 millones de títulos del Santander, cuyo valor actual asciende a unos 28,5 millones de euros, además de otros activos, entre ellos inmobiliarios.

El primogénito de Ana Botín, especialista en inversiones inmobiliarias Felipe Morenés cuenta con una trayectoria profesional amplia, especializada en el mundo inmobiliario y la banca de inversión. Fue durante años uno de los máximos responsables en nuestro país del fondo Lone Star. Tras su salida, emprendió un proyecto personal junto a su socio Juan Pepa para invertir en ladrillo y otros negocios.

El hijo mayor de Ana Botín lidera junto a Pepa el vehículo empresarial
Stoneshield Capital, que desde hace un año tiene el 18,5% de la
promotora Neinor, compañía de la que es consejero dominical. A partir de ahora,
Felipe Morenés tendrá que dedicar parte de su tiempo a la gestión de la firma
patrimonial de la familia cedida por su madre. Una sociedad que en la primavera
pasada reforzó su capital de 2,69 a 8,87 millones de euros.

Inversora Oquendo, cuyo domicilio social está en una de las viviendas que dispone Ana Botín en el céntrico barrio madrileño El Viso, tiene entre sus activos varias participaciones en diferentes compañías que controlan propiedades rústicas y urbanas. Entre estas se encuentra Navas de los Corchos, que es propietaria de la explotación agrícola del mismo nombre.

Precisamente, desde hace poco tiempo, Oquendo y otro de los vehículos
patrimoniales de Ana Botín, Cronje, tienen constituida una comunidad de bienes
sobre esta finca ubicada en Córdoba, por la que comparten su administración y
su cuenta de resultados. Así Cronje, firma que es titular de la mayor parte de las
acciones que la banquera tiene en el Santander (una participación del 0,13%),
tiene una sexta parte de esta explotación agrícola.

La patrimonial que ha pasado a ostentar Felipe Morenés además tiene en su
balance, según la memoria anual de 2021, Akein Inversiones. Esta posee y
administra fincas rústicas y urbanas por un valor de apenas 103.000 euros tras
estar deteriorada su tasación con provisiones de siete millones. Asimismo, la
compañía cedida por Ana Botín a su primogénito dispone de Inmoskye Asesores
Inmobiliarios, con un valor contable residual.

Oquendo, que registra pérdidas operativas de 113.000 euros, tiene otorgado un
crédito a Cortijo de Suerte Alta de 1,2 millones de euros, por lo que obtiene
ingresos. La amortización de esta deuda está prevista para 2026 y el precio está
fijado en el euribor más un diferencial de un 1,75%.

Ana Botín sigue siendo dueña de distintas compañías tras la cesión a su
primogénito. Algunas de ellas están englobadas en Pérgamo. Este holding, además de ser titular de la totalidad de Cronje, ostenta Kyhecho y Kibaoni. Solo con las acciones que posee del Santander, la fortuna de la banquera alcanza los 70 millones de euros.

La presidenta del grupo cántabro tiene tres hijos, fruto de su matrimonio con el
aristócrata Felipe Morenés. Además de Felipe, están Pablo y Javier, que viven fuera de España. Los dos han seguido los pasos de la estirpe familiar al trabajar para entidades internacionales, uno como banquero para ricos y otro como analista.

Publicidad
spot_imgspot_img

ENCUESTA:

¿Qué te parece la ley de amnistía?

Cargando ... Cargando ...

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último