16 C
Santander
sábado, mayo 28, 2022

Acoso de una patrullera de la Royal Navy a otra española de Aduanas en Gibraltar

La grabación recoge cómo una lancha militar británica embistió de forma intencionada a la embarcación tripulada por agentes españoles cuando auxiliaban a un barco con el motor roto en aguas próximas al Peñón

Una patrullera de la Royal Navy (RN) llevó a cabo el pasado día 2 de febrero un acoso contra una patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), a la que embistió de forma intencionada cuando esta última prestaba apoyo a un velero que había quedado a la deriva en aguas próximas a Gibraltar.

Una grabación de vídeo pone en evidencia la peligrosa maniobra de acoso contra la patrullera española, grabado desde la embarcación de Aduanas que muestra la llegada de la lancha militar británica al lugar donde ya se hallaba la embarcación de Aduanas junto al velero, el Spetes, que había realizado una llamada de auxilio tras quedarse sin gobierno en aguas circundantes al Peñón.

En el vídeo se puede comprobar como tras un breve cruce de palabras entre las dos tripulaciones, la lancha de la Royal Navy se interpone entre el velero y la patrullera del Servicio Aduanero, a la que embiste de forma intencionada y temeraria.

Durante la grabación, se escucha de fondo gritar en español al patrón de velero: “¡Tenemos problemas. Este no es el sitio para arreglarlo!”. “Tenemos avería en el motor y hemos llamado Salvamento Marítimo. Les hemos visto a ustedes y es para que lo notifiquen”, afirma a renglón seguido dirigiéndose a los agentes de Aduanas, que le habían preguntado qué le ocurría.

Ajenos a esta conversación y obviando la situación del velero, la patrulla de la RN golpea en repetidas ocasiones al barco de Aduanas. “Vamos a ayudarnos, tío. Échale un cable tú”, se oye decir a uno de los agentes españoles tras la primera embestida. “Señores, nos estáis poniendo en peligro”, advierte a continuación.

En la siguiente secuencia se ve ya cómo la lancha de la RN se ha interpuesto por completo entre el velero y el patrullero de Aduanas tras abrirse paso a golpes contra este último. “Dame en el pie y ya verás”, se oye decir a un agente español que se hallaba de pie, a estribor.

La escena se prolonga durante aproximadamente un minuto, con las dos patrulleras a escasos centímetros una de la otra, hasta que la de Aduanas acelera y abandona el lugar, en las inmediaciones de Punta Europa. Según el relato aportado por fuentes oficiales y recabado por Europa Sur, poco después llegó la Salvamar Denébola, barco de Salvamento Marítimo, para prestar auxilio al Spetes, al que pudo remolcar finalmente hasta el Puerto de Algeciras.

OTROS INCIDENTES

El mismo día 2, tan solo unas horas después, cuatro embarcaciones pertenecientes al Gobierno de Gibraltar y a la Royal Navy hostigaron al buque oceanográfico español Francisco de Paula Navarro, dependiente del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

El acoso al buque español (de 30,46 metros de eslora y usado para campañas de investigación marina) se produjo más allá de las tres millas de distancia desde el Peñón, fuera de la zona de aguas en litigio que Gibraltar se atribuye como propias. El Francisco de Paula Navarro navegaba claramente hacia el Mediterráneo cuando fue sometido a dichas maniobras de acoso.

El tercero de los incidentes registrados se produjo el viernes, día 4. El centro de coordinación de Tarifa Tráfico de Salvamento Marítimo advirtió sobre las 11:20 que el HMS Pursuer, un buque escuela británico con base en Gibraltar, estaba haciendo ejercicios de tiro a unas cinco millas al Este de Punta Europaen unas coordenadas de jurisdicción española y a más de tres millas de distancia de las aguas circundantes al Peñón.

La Guardia Civil activó a la patrullera del Servicio Marítimo Cartuja 21, que  confirmó que el buque se encontraba en el lugar y estaba realizando algún tipo de prácticas, porque habían avistado el lanzamiento de una bengala. A la llegada de la patrullera del Instituto Armado, el HMS Pursuer puso rumbo al puerto de la colonia.

La Capitanía Marítima de Algeciras no tuvo conocimiento previo de dichos ejercicios, puesto que no habían sido comunicados por los cauces establecidos en el capítulo 5 del convenio internacional Solas. Es decir, no se advirtió ni por Navtex ni por el tradicional aviso a los navegantes. En su lugar, el HMS Pursuer ocupó el canal 10 de VHF asignado a Tarifa Tráfico para advertir en inglés que se alejasen a los buques próximos a la zona.

En estas comunicaciones al margen del canal establecido, se pudo oír de fondo el uso de algún arma de fuego, sin que haya trascendido si se trataba de fuego real o fogueo. Sea como fuere, las ráfagas efectuadas fueron perfectamente audibles por el canal 10. 

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Permite que se te muestren anuncios en nuestra web.

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro medio.