18.4 C
Santander
lunes, julio 22, 2024

SEQUIA Y DERRIBO DE PRESAS EN ESPAÑA

Publicidadspot_img

Otro extraordinario articulo de D. Fernando del Pino Calvo-Sotelo, una de las mentes más claras y libres del panorama intelectual español, por su interés lo reproducimos.

Fernando del Pino Calvo Sotelo

3 de mayo de 2023

Tras un enero y febrero con temperaturas normales, España ha tenido unos meses de marzo y abril inusualmente calurosos y sufre una fuerte sequía. Como siempre, quienes han hecho del cambio climático su modus vivendi han aprovechado la circunstancia para retomar el viejo término “calentamiento global” y asustarnos con el apocalipsis que nunca llega. Ya sabes, cuando ocurren olas de frío (como la Filomena Snowstorm en 2021) lo atribuyen a un chubasco pasajero, pero si hace calor debe ser el cambio climático.

Sin embargo, más allá de la tediosa propaganda climática, es asombroso ver cómo las mismas personas que derraman lágrimas de cocodrilo por los efectos de la sequía están haciendo la vida imposible a los agricultores y ganaderos en nombre de su propia religión climática.

La guerra contra los agricultores

Este es el contexto de las crecientes restricciones en el uso de fertilizantes nitrogenados, la campaña inmoral contra el consumo de proteínas (por ejemplo, carne), la grotesca demonización del ganado como emisor de metano, o las restricciones en el uso de pesticidas a través de la “ etiquetas eco”, “orgánico” y “sostenible”, simpáticos eslóganes con los que los líderes ilustrados de Davos, la UE y la ONU ocultan su verdadero objetivo: revertir la Revolución Verde, que hizo posible multiplicar el rendimiento de los cultivos y alimentar a una población cada vez mayor. población.

Añádase a esto el aumento de las facturas de la luz provocado por el propio fanatismo climático y el sinfín de normas absurdas que asfixian al campo, reglas caprichosas decididas por burócratas urbanos que, desde sus cómodas oficinas, utilizan el arma de las subvenciones y la amenaza de sanciones para ejercer la absoluta control sobre el sector primario.

Estas políticas tendrán graves consecuencias. De hecho, hay precedentes de lo que puede pasar, llevados al extremo. En 2021, el gobierno de Sri Lanka decidió prohibir los fertilizantes y pesticidas químicos con el argumento de que los primeros aumentaban el efecto invernadero y los segundos dañaban el ecosistema. De ello se jactó su presidente en un discurso en la COP26 en el que mencionó el “cambio climático” en su primera frase y abogó por la “agricultura orgánica” y las energías renovables, que quería que supusieran el 70% de la generación eléctrica para 2030. “El hombre debe vivir en sintonía con la naturaleza”, dijo [1]. Su país logró, por supuesto, una calificación ESG de 98,1 sobre 100, casi perfecta. Tres años antes, el Foro Económico Mundial (WEF) en Davos había publicado un artículo del entonces primer ministro del país dando a conocer su “visión”. Pues bien, en apenas seis meses, las medidas para “mitigar” el cambio climático provocaron una caída del 20% en la producción agrícola y un aumento del 50% en los precios [2] . Algunos productos, como los tomates y las zanahorias, se quintuplicaron de precio. El país tuvo que importar arroz, y en 2022 llegó una hambruna terrible, y las masas asaltaron el palacio presidencial. El presidente se vio obligado a huir del país y, por supuesto, el WEF eliminó el artículo mencionado de su sitio web [3] , pero el daño ya estaba hecho. Hoy en día, la desnutrición infantil sigue siendo un problema en Sri Lanka [4].

Eliminación de represas y la agenda climática

El costo de oportunidad de la agenda climática es inmenso. Imagine el uso alternativo de los miles de millones desperdiciados a lo largo de los años en subsidiar energías renovables ineficientes, que también restan superficie cultivada, si se hubieran utilizado para fortalecer nuestras reservas de agua en previsión de nuestras sequías recurrentes. Sin embargo, lo que han estado haciendo los chamanes del clima que nos gobiernan desde Madrid, Bruselas, Davos y Nueva York es demoler diques en favor de los peces de río y otros animales salvajes, cuyo valor en esta era oscura parece ser superior al de la vida humana.

Las presas se inventaron para asegurar reservorios de agua de riego y potable, aprovechar las lluvias y evitar inundaciones. Las más antiguas datan de principios de la Edad Antigua: la presa de Jawa, en Mesopotamia, fue construida en el 3.000 a. C. y la de Marib, capital del reino de Saba, hacia el 2.000 a. El colapso catastrófico provocó la migración de 50.000 personas que ya no tenían forma de regar. Las más antiguas aún en uso, construidas por los romanos hace unos 2.000 años, se encuentran en Homs (Siria) y Mérida (España).

Así, estas obras de ingeniería siempre han sido consideradas un avance de la civilización, hasta la actualidad. De hecho, desde 2021, el gobierno español ha demolido más de un centenar de ellos para favorecer la libre circulación de la fauna fluvial. Aunque la mayoría han sido pequeñas presas y presas (salvo excepciones, como el alucinante proyecto de demolición de la presa de Valdecaballeros), al parecer sólo el 15% de las presas europeas estaban obsoletas o en desuso [5 ] . Queda claro, una vez más, que destruir es la especialidad de este gobierno, y que destruir siempre es más fácil que construir.  

Sin embargo, el vandalismo del gobierno y el fanatismo de las organizaciones ambientalistas que promueven estas acciones no son los únicos responsables de destruir las represas en vísperas de una severa sequía. El origen de esta medida se encuentra en la Estrategia de Biodiversidad de la UE 2030, que pide “la eliminación o adaptación de barreras al paso de peces migratorios (…)” para que “para 2030 al menos 25.000 km de ríos vuelvan a fluir libremente mediante la remoción de obstáculos (…)” [6]. Esta misma estrategia propone “reducir el uso de fertilizantes en al menos un 20% (…), reducir el uso general de pesticidas químicos en un 50% y manejar al menos el 25% de las tierras agrícolas bajo agricultura orgánica”. ¿Recuerdas Sri Lanka? Por su parte, la Comisión Europea precisa que sus propuestas “están en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los objetivos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático”, ya que el punto 6.6 de la Agenda 2030 propone “restaurar los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos ríos (…)”. Ahí lo tienen: ambientalismo, cambio climático y Agenda 2030.  

¿Cambio climático otra vez?

De hecho, la destrucción de las represas y la guerra contra los agricultores tienen sus raíces en la ideología ambientalista y climática, que aprovecha los fenómenos meteorológicos locales, como el calor y la sequía, para sus campañas de propaganda.

Sin embargo, los fenómenos meteorológicos locales nunca pueden considerarse prueba de ningún “calentamiento global”. Primero, porque el mundo es un lugar grande: el estado de California, casi tan grande y poblado como España, ha sufrido en 2023 el quinto marzo más frío desde 1895 [7] y nadie ha advertido de un enfriamiento global. Segundo, porque el aumento de las temperaturas globales es insignificante e inapreciable, excepto por sugerencia. Desde 1979, año en que se empezaron a tomar medidas satelitales, y año especialmente frío para comenzar la serie (de hecho, si hubiera comenzado en 1998, no podríamos hablar de calentamiento alguno), el planeta se ha calentado a un ritmo de sólo 0,13°C (trece centésimas de grado) por década [8] .

Siempre he pensado que un observador imparcial consideraría esta pequeñísima variación una asombrosa estabilidad en la temperatura de un fluido en el volumen de la atmósfera dentro de un sistema que nunca está en equilibrio, como es el clima. Lo mismo diría quizás ese mismo observador mirando la evolución de las temperaturas en España desde 1961, ajustadas al efecto isla de calor urbano o UHI (fuente: AEMET).

Publicidad
spot_imgspot_img

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último