17.7 C
Santander
jueves, mayo 26, 2022

DECISIÓN INCONSTITUCIONAL

Según la reforma que se ha aprobado en el Congreso de los Diputados y que pasa al trámite del Senado: informar delante de una clínica donde se practican abortos es un delito.

En este país se permiten los “okupas”, se permite la presión de los llamados “piquetes informativos en las huelgas”, pero no se puede informar con educación a una persona que quiere abortar de que tiene otras alternativas y que debe reflexionar.

Esta izquierda absurda, es un problema para este país, no me refiero a toda la izquierda, me refiero a la izquierda en el gobierno, que ha perdido la vergüenza y todo sentido del bien.

Es una medida inconstitucional, porque ningún gobierno puede quitar el derecho a la libre expresión y es una medida, que se dedica a dividir, a crispar y a distraer de su falta de capacidad de gestión y del absoluto fracaso de sus políticas.

No tienen estos señores el “cuajo” ni ningún agente de la autoridad de impedir acercarse a una persona y tratar de explicar una oferta, sin ningún tipo de violencia física y verbal.

Es decir, nos pueden abrumar a base de llamadas en nuestro teléfono cualquier compañía ofertando cualquier producto y sin embargo un ciudadano educadamente, no se puede acercar a una persona que ingrese en una clínica, para darla otras alternativas.

Estos señores no tienen vergüenza

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Permite que se te muestren anuncios en nuestra web.

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro medio.