18.5 C
Santander
jueves, octubre 6, 2022

El Racing «toca» la Segunda con su victoria en Majadahonda (2-4)

El conjunto cántabro consigue en el Cerro su octava victoria consecutiva en Primera RFEF

El Racing «toca» casi la Segunda División con su victoria este sábado en el Cerro del Espino (2-4), donde conseguía su octava victoria consecutiva en Primera RFEF y estableció en 18 jornadas seguidas el récord de imbatibilidad verdiblanco en este siglo XXI. Para alcanzar el objetivo del curso 2021/22, retornar a Segunda División, bastaría con que el Deportivo -segundo del Grupo I- perdiese en Talavera de la Reina.

El desenlace, este domingo 24 poco antes de las 14:00. Pase lo que pase (en caso de empate o victoria gallega pudieran certificarlo el próximo fin de semana ante el Celta B en Los Campos de Sport), los registros de los cántabros, que contaron en la capital del reino con un millar de aficionados racinguistas, son extraordinarios. 75 puntos en 33 encuentros, 55 goles a favor y solo 24 en contra. Matrícula de honor.

Guillermo Fernández Romo repitió en el Cerro del Espino la alineación que se impuso, el pasado fin de semana, a la Unión Deportiva Logroñés (1-0). Sin sancionados ni lesionados -Camus no se ejercitó con normalidad durante la semana, pero pudo ocupar plaza en el banquillo, el técnico se llevó a Madrid a los 21 jugadores con licencia profesional para intentar prolongar su excelente dinámica de resultados y acercarse al ascenso.

La cita, frente a un rival que quiere engancharse a la zona de play off hacia Segunda, arrancó con una internada por la derecha de Soko que Cedric, desde el interior del área, envió alta. Los locales, por su parte, tuvieron en el minuto 12 un remate de Jorge González en el primer palo, a la salida de un córner, que se marchó desviado.

Pasada la media hora el Racing hilvanó una acción desde su área a la contraria que provocó aplausos. Pablo Torre recogió la pelota en su campo, combinó con Fausto Tienza y éste hizo lo propio con Cedric. El nigeriano, de primeras, asistió a Soko, que desde la banda derecha metió un centro raso que Íñigo golpeó a la derecha del arco defendido por Álvaro Fernández. Esa jugada, que evidenció la calidad del colectivo, fue el preludio del 0-1.

En el 38 Álvaro Vega metió el brazo para cortar una internada de Pablo Torre y vio su segunda amarilla. El canterano de Soto de la Marina puso el balón en juego al área y Satrústegui fue derribado. Penalti. Torre besó la pelota, la colocó en el punto fatídico y ejecutó el golpe de castigo al estilo ‘Panenka’. El balón, con suspense gracias a la genialidad del canterano verdiblanco, entró en el arco de los majariegos, que se veían por detrás en el marcador y con un jugador menos sobre el campo.

Sentencia

El segundo periodo no pudo arrancar mejor para los cántabros, que en ocho minutos sentenciaron su tercera victoria en tierras madrileñas. Arturo, en el 50, marcó su primera diana como racinguista después de recoger un rechace de la zaga local a un buen disparo de Unai Medina desde el interior del área tras un preciso pase desde la izquierda de Satrústegui. Solo tres más tarde, Pablo Torre hizo la segunda genialidad de la tarde al plantarse ante Álvaro Fernández y batirlo con una sutil vaselina desde la frontal. 0-3. A Segunda, a Segunda, gritaban los mil racinguistas presentes en el Cerro del Espino. Aún no está logrado, pero casi se toca con los dedos.

El Rayo logró recortar distancias por medio de Clau Mendes, que acababa de salir al terreno de juego, pero los verdiblancos no iban a dejar escapar el botín y en el 67 hicieron el 1-4. Cedric fue derribado en el interior del área, Pablo Torre no dudó en tomar la responsabilidad del lanzamiento y con un disparo duro a la izquierda del meta local hizo su tercera diana. Los de Guillermo Fernández Romo, que dio entrada a Bustos y Borja Domínguez (por Soko y el autor del triplete, que recibió una sonora y prolongada ovación), pusieron tierra de por medio, pero los madrileños no se dieron por vencidos y en el 71 volvieron a apretar el marcador. 2-4.

La segunda diana de los majariegos no fue la única mala noticia para los cántabros, que perdieron a Miquel Parera por lesión. Lucas ocupo su lugar en el último cuarto de hora. Más los ocho de añadido, en los que Cedric pudo marcar el quinto asistido por Bustos y accedieron al terreno de juego Mantilla y Manu Justo.

Tras el pitido final, los futbolistas y técnicos se fundieron en un gran abrazo y se acercaron a la zona este del estadio, donde el millar de racinguistas agitaban sus bufandas y banderas bajo los acordes que anunciaban el ascenso. Porque falta poco para lograrlo, la última etapa de un camino largo que comenzó en la pretemporada del pasado mes de julio.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último