14.1 C
Santander
lunes, septiembre 26, 2022

Pernia absuelto de administración desleal por el Tribunal Supremo en una sentencia firme sin recurso

Los magistrados han apreciado "dudas razonables" acerca de la participación de Pernía en el "desvío delictivo de dinero" en cuanto a la acusación de la apropiación indebida,

El expresidente del Racing de Santander, Francisco Pernía, ha sido absuelto por el Tribunal Supremo (TS), del delito de administración desleal durante su mandado al frente del club en el periodo 2006 al 2011 y de uno de los hechos integrados en el continuado de apropiación indebida por el que había sido condenado.

El Alto Tribunal, sólo le considera autor de un delito de apropiación indebida, pero sólo de pagos, no de facturas emitidas, y por ello le impone la pena de un año de cárcel, tres menos que los acordados por la Audiencia Provincial de Cantabria, por lo que no ingresará en prisión.

Es la resolución de la Sala de lo Penal del TS en su sentencia, en la que estima en parte el recurso de casación interpuesto por la defensa contra la resolución de la Sección Primera de la Audiencia Provincial, quien acordó en su momento también una multa de 3.600 euros y una indemnización total de 127.327.

Además, la resolución del TS, aplica asimismo la atenuante de dilaciones indebidas y contra el que no cabe recurso alguno, deja sin efecto las indemnizaciones civiles acordadas en relación con los ilícitos de los que ha sido absuelto Pernía, y declara de oficio las costas de instancia correspondientes a los mismos.

Pernía, fue acusado y condenado por apropiación indebida por la gestión de la escuela de fútbol Racing Primavera en Brasil, para formar a jugadores para su incorporación al club, en concreto por desviar 42.970 euros del club a una mercantil sin vinculación con la entidad, y que es el único motivo por el que el TS, mantiene la condena, así como por el pago de facturas por valor de 60.684 euros.

El exmandatario verdiblanco, también fue juzgado por administración desleal, por la compra de un coche de lujo, concretamente un Audi S8 por importe de 84.000 euros, con cargo al Racing para uso exclusivo y por la indemnización de 100.000 euros a José Campos por despido o rescisión contractual.

En 2020, Pernía resultó condenado por la Audiencia Provincia, junto a los agentes José Ignacio Urquijo y Juan Vergara, quienes aceptaron un año y seis meses de prisión cada uno por apropiación indebida, la mitad que pedía al principio el fiscal, que reclamaba y mantenía seis años para el presidente.

La Audiencia impuso a los tres una indemnización de 60.840 euros al Racing y multas de 3.600 euros a Pernía y de 3.240 a Urquijo y Vergara, y el pago a partes iguales de las costas procesales.

Pero Pernía, recurrió la sentencia que fue admitida por la Sala Segunda del TS, que se reunió para deliberar y decidir a mediados del pasado junio, y que prácticamente un mes después, el 14 de julio, ha dictado la resolución final.

Según los magistrados han apreciado «dudas razonables» acerca de la participación de Pernía en el «desvío delictivo de dinero» en cuanto a la acusación de la apropiación indebida, utilizando las facturas emitidas por una empresa mercantil como era Sport Rent Consulting, S.L., en beneficio de los coacusados no recurrentes, por lo que considera procedente su absolución por este motivo.

También considera que hay «dudas razonables» acerca de la posible justificación de los pagos cuestionados. «La prueba propuesta por la defensa era de resultado incierto, pero las consecuencias de la incertidumbre no pueden recaer sobre el acusado», señalan en la sentencia.

Pernía denunció vulneración de la presunción de inocencia en aspectos, como los pagos efectuados a la sociedad Master Freios Ltda. Car Services y sostenía que una valoración «correcta» de la prueba conducía a estimar «acreditado» que los mismos se hicieron para afrontar gastos de la Escuela de Fútbol Racing Primavera que el club tenía en Brasil.

En su exposición, Pernía también alegó que «ninguna» de las consideradas delictivas superaba los 50.000 euros, por lo que entendía que «no era procedente apreciar una nueva agravación» en atención a esa cuantía, motivo estimado por el TS.

«Es cierto que ninguna de las operaciones delictivas supera la cuantía de 50.000 euros, por lo que solo la suma de las mismas permite aplicar la agravación prevista» en el Código Penal, indican en su resolución final, por lo que al concurrir una circunstancia atenuante, la pena deberá imponerse en la mitad inferior, es decir, entre un año y tres años y seis meses de prisión y multa entre seis y nueve meses.

Sobre el Audi de alta gama que se adquirió para que Pernia viajara, se señala que fue «con fines de representación, pero no para incorporar a su patrimonio, sino para el club, en cuyo patrimonio permaneció, manteniendo el mismo valor», precisa la sentencia del TS.

Y es que Pernía «Sustituyó con él otro similar, de manera que puede sostenerse que el club entendía que era la gama adecuada para esa finalidad de representación. El vehículo se utilizaba para fines sociales no solo personales del presidente, y no ocultó la adquisición ni el precio de la misma ni las condiciones en que se pactó», continúa la sentencia.

Algo que según los magistrados «no podía ser ignorado por los órganos sociales cuando el vehículo anterior se había utilizado públicamente durante tres años desde su adquisición».

Sobre la indemnización de 100.000 euros a José Campos (a su empresa, Galería Culturas) por despido o rescisión contractual, la Sala de TS concluye que no se puede afirmar que el recurrente «pudiera entender que la indemnización, cuyo pago acordó, no podía obedecer o no podía encontrar justificación en la resolución anticipada del contrato con la sociedad de la que era titular José Campos».

Es más la Sala cree que Pernía «actuaba en la creencia de que la resolución del contrato a causa de los previos desacuerdos constantes conducía a la justificación de una indemnización», por lo que «no puede concluirse que conociera el carácter fraudulento de su actuación, ni la causación de un perjuicio económico que era inexistente, ya que el pago obedecía a una causa consistente en la resolución anticipada de un contrato y en ese sentido encontraba su justificación».

Por todo ello determina que no procede la condena por el delito de administración desleal, y al aceptarse también alegaciones relacionadas con la apropiación indebida continuada y por eso solo es condenado por uno de los hechos integrados en dicha administración desleal.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último