13.9 C
Santander
jueves, junio 30, 2022

El ayuntamiento de Comillas oculta la colaboración privada en la restauración de la verja del cementerio

La ocultación del apoyo de los “papardos” a la restauración de la verja del cementerio ha producido disgusto entre quienes han aportado dinero para el proyecto

Tras más de cinco años de paralización por parte de Patrimonio, la restauración de la verja del Cementerio de Comillas entra en fase de ejecución. La información ofrecida por el ayuntamiento y por el experto y patrono de la fundación Doménech i Montaner, Enrique Campuzano, oculta que este paso será posible gracias al ofrecimiento de un grupo de personas, con residencia temporal en el municipio, para costear una parte de los trabajos necesarios.

La verja del viejo cementerio comillano es obra del gran arquitecto modernista Doménech i Montaner y está catalogada como una pieza esencial del arte modernista y por tanto cuenta con protección como obra de arte.

La verja se encuentra en estado de abandono desde hace años y pese a las reclamaciones de la urgencia de su restauración, la burocracia entre los responsables del patrimonio artístico, el ayuntamiento y el gobierno regional no se ha podido acometer hasta ahora.

Una vez solventados los problemas burocráticos surgió el obstáculo de un incremento en el presupuesto que impedía la adjudicación de los trabajos. En ese momento, la alcaldesa de Comillas, María Teresa Noceda, recurrió a un grupo de personas que no son habitantes empadronados en Comillas, pero tienen casas en el municipio, para que realizaran una suscripción de fondos de manera que se cubriera el tal del presupuesto.

Durante los momentos más duros de la pandemia del Covid ese mismo grupo llevó a cabo una cuestación para entregar la cantidad recaudada altruistamente al ayuntamiento y que fueran los servicios municipales los que entregaran el dinero a los más necesitados.

Por esta razón la alcaldesa Noceda solicitóa los integrantes de ese grupo que colaboraran en recaudar los fondos precisos para completar el coste de la restauración. La sorpresa llega cuando en la información ofrecida Enrique Campuzano no se hace referencia alguna a este dato.

El municipio comillano cuenta con un grupo de personas que tienen casas en la localidad y que a través del pago de impuestos -por servicios que apenas utilizan tres meses al año- y por el consumo que hacen principalmente en verano son una parte importante de los ingresos para el ayuntamiento.

A estas personas se les denomina, desde hace décadas, como “papardos” que para algunos es una forma cariñosa de definirlos y para otros tiene un cierto tono despectivo. La ocultación del apoyo de los “papardos” a la restauración de la verja del cementerio ha producido disgusto entre quienes han aportado dinero para el proyecto.

El viejo cementerio de Comillas es una joya modernista. Construido en las ruinas de la antigua parroquia cuenta con la escultura conocida como el Ángel de Llimona y con esta verja creada por Doménech i Muntaner quien junto a Juan Martorell diseñaron el seminario mayor de Comillas y una serie de edificios en la misma localidad.

Publicidad

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Permite que se te muestren anuncios en nuestra web.

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro medio.