20.2 C
Santander
viernes, julio 19, 2024

Buruaga se viste de ecologismo para llenar Cantabria de parques eólicos

Se asume el discurso de la izquierda del "alarmismo climático" y se nos vende las energías renovables como un instrumento clave para contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el temido CO2, y combatir el "cambio climático".

Publicidadspot_img

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, se ha vestido definitivamente de ecologismo y se ha propuesto llenar la región de «molinos de viento» tras autorizar cinco parque eólicos de competencia autonómica y un estatal como es el del Escudo, en los seis mese que lleva de legislatura.

Este domingo, el Gobierno regional, anunciaba que la Consejería de Industria ha resuelto favorablemente la Autorización Administrativa de Construcción (AAC) de los parques eólicos de Campo Alto y La Costana, en los municipios de Campoo de Yuso, San Miguel de Aguayo y Molledo, que se suman a los otros tres de competencia autonómica que fueron autorizados el pasado mes de diciembre (Somaloma-Las Quemadas, Alsa y Cuesta Mayor) y al de El Escudo, de competencia estatal, cuya construcción recibió el visto bueno el pasado mes de octubre, tras más de cuatro años de tramitación.

Buruaga se siente orgullosa señalando que es una «noticia excelente para Cantabria» y que gracias al impulso que su Gobierno ha dado en apenas seis meses a la instalación de parques eólicos, porque «esta será, sin duda, la legislatura del desarrollo eólico racional, equilibrado y sostenible» y esto supondrá empezar a producir energía limpia y renovable en esta legislatura.

Es decir el PP en Cantabria y en concreto su Presidenta, se han empeñado en que la región esté plagada de esos monstruos gigantes con aspas que generan un problema en el ecosistema que les rodea y que rompe el paisajismo de Cantabria, sin que su producción realmente sirva para mucho en esta comunidad autónoma.

Se asume el discurso de la izquierda del «alarmismo climático» y se nos vende las energías renovables como un instrumento clave para contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el temido CO2, y combatir el «cambio climático».

Pero estudios científicos en Inglaterra y Estados Unidos entre otros, ya han alertado de que pueden tener un impacto negativo en la salud humana, los ecosistemas naturales y los estilos de vida.

Más de 220 publicaciones científicas, realizada en 2015 por investigadores del Instituto Tecnológico de Berlín, alertaron que los parques eólicos pueden tener impactos negativos en las aves, incluyendo colisiones, desplazamiento, efectos de barrera, cambio y pérdida de hábitat. Las aves rapaces son particularmente entre ellos especies protegidas como el águila real, el buitre leonado y el quebrantahuesos, vulnerables a la colisión con las turbinas eólicas, lo que puede llevar a su muerte, además de la fauna, el paisaje y la salud humana.

Otro de los aspectos negativos que tratan estos informes sobre los parque eólicos son el ruido generado por las turbinas de los molinos de viento, tanto por la aerodinámica como por la maquinaria interna, causa contaminación acústica que puede tener un impacto negativo en la salud humana, incluyendo problemas de audición, trastornos del sueño, estrés y otros problemas de salud.

Además, la construcción de infraestructuras asociadas puede afectar al paisaje y, la sombra proyectada por las cuchillas en movimiento de los aerogeneradores puede alterar la belleza natural y afectar a las áreas residenciales.

Las turbinas eólicas afectan a la fauna local, principalmente aves y murciélagos, mediante colisiones, alteración del hábitat, ruido y presencia humana. Además, la eliminación de hábitats cruciales, la alteración del suelo y la vegetación también tiene un impacto negativo en los organismos que dependen de ellos, así como la construcción de infraestructuras asociadas, como carreteras y líneas de transmisión eléctrica perjudica los ecosistemas.

Los investigadores destacan que, en sus informes que los parques eólicos pueden ser vulnerables a los rayos debido a la altura de las torres y las condiciones climáticas, lo que aumenta el riesgo de incendios.

Otro de los aspectos son las radiaciones electromagnéticas que generan las turbinas que pueden interferir con las transmisiones de radio y televisión en estaciones próximas, afectar la navegación cercana, la comunicación por microondas y los sistemas de radio FM. Sobre el impacto de estas radiaciones en la salud humana todavía no se ha estudiado lo suficiente y se requieren más investigaciones para llegar a determinarlos posibles efectos en la personas.

Con todo esto los datos indican que es necesario abordar los posibles efectos negativos de la energía eólica en el medio ambiente y la salud pública antes de considerarla como una alternativa viable para obtener lo que se denomina una energía limpia.

Publicidad
spot_imgspot_img

ENCUESTA:

¿Pedro Sánchez adelantará las elecciones generales en octubre por la presión de sus socios?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...

Dejar Comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Si has leído hasta aquí...

... te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por leer esta noticia, como sí sucede en otros medios de Cantabria. ¿Y eso quiere decir que no necesitamos ayuda?. En absoluto: vuestro apoyo es más necesario que nunca. Porque en CANTABRIA PRESS creemos firmemente que ofrecer la información en abierto es la mejor fórmula para combatir, en estos tiempos confusos que corren., la desinformación.

spot_imgspot_img

Lo último